• Santiago, Chile |
  • |
  • |
  • Edición Web

El Banco Central de Chile redujo este martes la tasa de interés monetaria del 2,5% al 2%, la más baja desde 2010, ante un recrudecimiento de la guerra comercial entre EEUU y China, y el discreto crecimiento de la economía chilena.

El Consejo del Banco Central de Chile "acordó reducir la tasa de interés de política monetaria en 50 puntos base, hasta 2,0%. La decisión fue adoptada por la unanimidad de sus miembros", indicó un comunicado de la institución.

La decisión del instituto emisor se toma en medio del "empeoramiento del escenario externo", ante el "recrudecimiento del conflicto comercial entre EEUU y China, con impacto en otras economías integradas en las cadenas de valor y los mercados financieros".

Esta reducción –que fue anticipada por el mercado- es la segunda del año, después de que en junio el Banco Central bajara sorpresivamente la tasa en 50 puntos hasta un 2,5%, debido a las consecuencias de las disputas entre EEUU y China.

El conflicto comercial también provocó una caída en la importación de materias primas del gigante asiático, entre ellas el cobre, del cual Chile es el mayor productor mundial con 5,6 millones de toneladas anuales.

El precio del metal rojo se contrajo este martes un 1,3% alcanzando los 2,51 dólares por libra en la bolsa de Londres, su menor nivel en dos años.

"El mercado financiero local siguió los desarrollos externos, destacando la depreciación del peso frente al dólar y la caída de la bolsa y de las tasas de interés de largo plazo", agregó el Banco Central.

Al conflicto comercial "se suma la mayor probabilidad de una salida no negociada del Reino Unido de la Unión Europea, diversos riesgos geopolíticos y un severo deterioro de la situación de Argentina", sostuvo el organismo.

Discreto crecimiento -

En el panorama local, el crecimiento del PIB alcanzó un discreto 1,9% interanual durante el segundo trimestre "ante una caída de la industria" mientras que la inflación permaneció en torno al 2%, por debajo de las expectativas a dos años en torno al 3%.

El Banco Central estima que las expectativas de consumo se han deteriorado respecto a principios de año y que el empleo asalariado privado muestra un menor dinamismo. Mientras que la inversión mostró un crecimiento mayor que el anticipado, las exportaciones registraron un peor desempeño.

Ante esto, se anticipa un crecimiento para el PIB del 2,6% para el 2019 -por debajo de las expectativas- y del 3,1 y el 3,3% para el 2020 y 2021, respectivamente, "lo que hace necesario un mayor estímulo monetario".

La decisión del Consejo "considera que el desempeño de la economía en el segundo trimestre y sus perspectivas apuntan a que la convergencia de la inflación a la meta tomará más tiempo".

El Banco Central "reitera su voluntad de conducir la política monetaria con flexibilidad, de manera que la inflación proyectada se ubique en 3% en el horizonte de dos años", cerró el comunicado.