• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Impresa

Una encuesta de la Cámara de Comercio Americana de Nicaragua (AmCham), entre sus empresas afiliadas, revela que el 53% de las que respondieron, han sido afectadas por atrasos en la Aduana nicaragüense, relacionados con sus importaciones procedentes de Estados Unidos.

La encuesta fue respondida por unas 66 empresas y de estas, unas 34 informaron que la Dirección General de Aduanas (DGA) es la entidad estatal que más problemas les causa cuando hacen importaciones, informó el presidente de AmCham, Mario Arana.

De los negocios que han sufrido retrasos, el 38% indicó que ha tenido pérdidas por más de US$40,000 y otro 30% que ha incurrido en costos entre US$3,000 y US$10,000.

Mario Arana, presidente de AmCham. Isisdro Hérnández/END

“No podemos decir que es una realidad igual para todas las empresas del país, pero es una muestra representativa de AmCham, que es una cámara donde están pequeñas, medianas y las empresas más importantes de este país”, comentó Arana.

Esta semana, el presidente de la Cámara de Industrias de Nicaragua (Cadin), Sergio Maltez, informó a El Nuevo Diario que varias empresas en Nicaragua han sido afectadas por las retenciones de insumos en la Aduana.

Según Maltez, entre las empresas afectadas hay industrias de empaque, de bebidas y de lácteos, además de los periódicos El Nuevo Diario y La Prensa.

Arana afirmó que esos atrasos en la Aduana nicaragüense reflejan que el aparato estatal está funcionando mal: “El Estado está en un proceso de deterioro en la calidad de sus servicios y es muy preocupante”, enfatizó.

Entre las empresas afectadas hay industrias de empaque, además de los periódicos El Nuevo Diario y La Prensa. Archivo/END

Explicó que esos problemas están causando “atrasos, negocios que se dejan de hacer, inversiones que se dejan o se atrasan; mayores costos económicos, que luego se tienen que compensar de alguna manera”.

Afecta empleo

El presidente del Consejo Superior de la Empresa Privada (Cosep), José Adán Aguerri, dijo al respecto que “cuando se afecta la sostenibilidad de las empresas se afecta directamente, en primer lugar, el empleo de los colaboradores”.

“Lo otro es que cuando se empieza a afectar a esa empresa, en cuanto a que se empiezan a incrementar los costos, la otra forma que tiene para poder resarcirse de ese incremento de costos es trasladarlo al precio. Una de las realidades que está sucediendo este año en el país es que se están incrementando de manera importante los precios al consumidor y que la inflación ha venido creciendo de manera sostenida. Esas son las dos situaciones directas de cómo afectan a la gente: con su empleo y con la capacidad de consumo, que se disminuye”, explicó Aguerri.

En Nicaragua, según las cifras oficiales, la inflación nacional acumulada se situó en 4.03% entre enero y agosto de este año, 2.37 puntos porcentuales más respecto al mismo período de 2018, cuando fue de 1.66%.

Afán recaudatorio

El vicepresidente de la Asociación Nicaragüense de Formuladores y Distribuidores de Agroquímicos (Anifoda), Mario Hanon, afirmó que todas las declaraciones de los productos que importan las empresas de este sector están pasando en rojo en el sistema de la DGA, lo que significa que quedan retenidas, y el proceso para liberar las mercancías posteriormente es muy lento.

Al pasar en rojo, la mercadería va a parar a un almacén fiscal y luego se tiene que hacer un proceso de liberación, que en la actualidad dura hasta tres semanas, y antes, esos trámites no pasaban de una semana, aseguró Hanon.

“Desde que el producto pasa al almacén fiscal y se comienzan a pagar los impuestos para internar esa mercadería, toma como tres semanas. Es una burocracia excesiva la que estamos enfrentando. Ahorita, a nosotros no nos están reteniendo productos, porque estamos pagando impuestos, pero los trámites son mayores para recaudar más”, dijo el empresario del sector de agroquímicos.

José Adán Aguerri, presidente del Cosep. Archivo/END

Mario Arana indicó que los problemas con la Aduana también han influido en la caída de las importaciones, porque entre enero y abril de este año el valor de las importaciones se contrajo en 21.7%.

Aseguró que la Aduana no juega un papel de facilitador de las importaciones, sino de recaudador. “Están buscando cómo cerrar la brecha fiscal del país, que es un problema severo que el Gobierno tiene. El Gobierno asumió que iba a conseguir financiamiento externo e interno, para financiar su brecha fiscal, que no ha conseguido. Tuvo que implementar la reforma tributaria, pero ni aun así creo que podrá conseguir cerrarla toda”, subrayó el presidente de AmCham.