• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Web

La última vez que los productores de azúcar vieron un precio mayor de 15 dólares por quintal en la Bolsa de Valores de Nueva York fue el 5 de enero de 2018. Desde entonces, el precio del endulzante comenzó su descenso, llegando a cotizarse hasta en 9.9 dólares, el 26 de septiembre del año pasado.

Aunque el precio de ese producto, ha tenido alzas y bajas a lo largo de 2018 y lo que va de 2019, en este período de 21 meses el promedio apenas asciende a 12.2 dólares por quintal.

Según el sitio web Investing.com, en los dos primeros meses de 2018 el precio en promedio mensual del azúcar se ubicó por encima de los 13 dólares; y posteriormente fue bajando hasta septiembre del mismo año, cuando alcanzó un valor de 10.78 dólares.

En octubre de 2018, el endulzante volvió a superar los 13 dólares, pero en el siguiente mes retomó su tendencia a la baja. En agosto último, el precio promedio mensual se ubicó en 11.56 dólares y en lo que va de septiembre, en 10.94 dólares.

Entre enero y agosto de este año, según el Centro de Trámites de las exportaciones (Cetrex), las exportaciones de azúcar nicaragüense registraron una caída de 16.4% en su valor.

En ese periodo, las divisas por las exportaciones del endulzante ascendieron a US$134 millones, pero en el 2018, en el mismo lapso, fueron US$160.3 millones, de acuerdo con la entidad.

Es decir, en los primeros ocho meses del año se dejaron de percibir US$26.2 millones.

Las estadísticas del Cetrex reflejaron que en ese período el precio del endulzante descendió en 23.1%.

José Antonio Mayorga, presidente de la Asociación de Productores Privados de Caña de Azúcar de Occidente (Aprico), afirmó que el precio que reciben por tonelada de caña está vinculado al precio internacional del azúcar, por lo tanto, esa caída está afectando a ese gremio.

“Los precios que estamos teniendo en la actualidad son los más bajos de los últimos años”, dijo el productor.

El representante de los productores de caña de azúcar de occidente explicó que “afortunadamente” el azúcar de Nicaragua goza de algunos beneficios arancelarios. De lo contrario, aseveró, el país ya hubiera dejado de producir azúcar.

Por otro lado, Mayorga explicó que los productores de azúcar en Nicaragua fijan su precio en el mercado con la posición de marzo, lo que les permite esperar un poco a que el mercado se recupere.

Los productores nicaragüenses consideran que el precio óptimo para mantenerse en el negocio es de 17 dólares por quintal. “Si el precio subiera ahorita a por lo menos 15 centavos de dólar (por libra), nos permitiría cubrir los costos, pagar al banco y guardar algo para seguir trabajando, pero para capitalizarse, invertir, por lo menos debería estar arriba de 17 centavos”, indicó.

El azúcar tiene dos años de bajos precios internacionales. Gráfico/END.

De acuerdo con Mayorga, el aumento de la producción de azúcar en países como la India y Tailandia ha provocado esa baja en el precio internacional. Afortunadamente, dijo Mayorga, Brasil ha dejado de producir mucho azúcar porque se ha dedicado más a la producción de alcohol. “Eso nos ha ayudado un poquito para que el precio no cayera más”, mencionó.

Importancia

El azúcar se ubica en el cuarto lugar de los productos de exportación nicaragüense.

Según datos oficiales, en Nicaragua se siembran alrededor de 108,000 manzanas de tierra con caña de azúcar, para la producción de alrededor de 17 millones de quintales del endulzante.

En 2017, 9.3 millones de quintales de azúcar fueron exportados, en tanto se considera que más de 7 millones de quintales son consumidos por los nicaragüenses.

En Nicaragua se siembran aproximadamente 108,000 manzanas de tierra con caña de azúcar. Archivo/END

Sin embargo, el presidente de Aprico, Mayorga, considera que en este año se están presentando una serie de factores que harán disminuir la producción azucarera del país.

“Es mi propia apreciación, pero creo que va a haber una disminución en la producción por un invierno irregular, marcado más en algunas zonas que otras”, explicó.Agregó que, por otra parte, los productores están siendo golpeados por el aumento en el precio de los insumos agrícolas, debido a la reforma fiscal que se aprobó a principios de este año.

“Los impuestos a los insumos, que nunca habíamos tenido, han disparado los costos de los fertilizantes y los herbicidas, y entonces los productores están usando menos productos. Lo que vamos a ver es que las cosechas también van a ir disminuyendo por eso”, sentenció el representante de los productores.