• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Impresa

El incremento de más del 14% que sufrió este lunes el precio del petróleo, como consecuencia de la reducción en más del 50% de la producción de crudo de Arabia Saudita, afectará a todo el mundo, incluyendo a Nicaragua, afirmaron fuentes consultadas por El Nuevo Diario.

César Zamora, presidente de la Cámara de Energía de Nicaragua (CEN), dijo que la afectación mundial del incremento del precio del petróleo va a depender de la capacidad que tenga Arabia Saudita para resolver el problema en su refinería y la reducción de su producción.

El empresario del sector energético comentó que hasta se habla de que el problema se podría extender entre 1 y 2 meses, y si eso sucede, el precio del crudo podría llegar hasta US$75 o US$80 por barril.

“De manera inmediata va a afectar todo lo que es transporte, fundamentalmente, pero más allá del tema de energético, tiene otras repercusiones, porque les genera inflación a muchos sectores de la economía mundial. Esto es un golpe no solo para Nicaragua, sino también para toda Centroamérica, porque carecemos de estos recursos (petróleo crudo y combustibles)”, explicó Zamora.

El economista Róger Cerda considera que el alza en el precio del petróleo será a corto plazo y “en el largo plazo es posible que el precio del crudo no se quede arriba, porque el mundo está frente a una posible recesión económica y la tendencia es a la baja del precio del petróleo, pero en el corto plazo sí se producirá un alza”.

César Zamora, presidente de la Cámara de Energía de Nicaragua (CEN). Archivo/END

Para Cerda el aumento del precio del crudo ocasionará un posible incremento en los combustibles y en el costo de generación de la energía eléctrica.

El presidente de la CEN, César Zamora, opina que Nicaragua tiene un nuevo problema y es que hoy está importando más petróleo con valor agregado, como el búnker, que antes se refinaba en el país y ahora se está comprando en el exterior.

“Aquí lo que hay que estar monitoreando es que tan rápido Arabia Saudita puede resolver el problema de sus refinerías y cómo actúan los demás países del mundo, incluso Estados Unidos. Es posible que abra sus reservas estratégicas para parar incrementos altos de los combustibles que afectan a su población”, comentó Zamora.

Dijo que hay mucha especulación sobre la recuperación de la producción en Arabia Saudita, pero lo que no se puede negar es que es real el ataque.

“Esto tiene muchas implicaciones en diversos terrenos y todo eso golpea a Nicaragua (…). Estamos interconectados al mercado mundial y no hay forma que nos podamos escapar”, apuntó.

Aumento

De Moscú a Washington, los gobiernos buscaron este lunes calmar el miedo a la escasez de crudo tras los ataques a las instalaciones petroleras saudíes, pero no evitaron que se disparara el precio del oro negro.

El barril de petróleo Brent subió en el mercado de Londres 14.6%, su mayor aumento diario desde que se llevan registros. Su valor de cierre fue de US$69.02.

Mientras tanto, en el mercado de Nueva York, el barril de petróleo WTI, de referencia en Estados Unidos, en los contratos a octubre aumentó 14.7%, llegando a costar hasta US$62.90.

El pasado viernes el precio de este producto fue de US$54.85.

El barril de petróleo Brent subió en el mercado de Londres 14.6%, su mayor aumento diario desde que se llevan registros. Su valor de cierre fue de US$69.02.Archivo/END

La disparada de los precios fue consecuencia de dos ataques en Arabia Saudita, uno contra la mayor refinería del mundo y otro sobre un campo petrolero.

Esos ataques probablemente reducirán a la mitad la producción saudí, es decir, a 5.7 millones de barriles por día, lo que representa casi 6% de la producción mundial.

Además del miedo a una eventual reducción de la oferta, esos ataques avivaron el temor a un aumento de las tensiones militares entre Washington y Teherán.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, declaró que probablemente Irán esté directamente vinculado a los ataques, pero dijo que quiere estar totalmente seguro e indicó que espera evitar una guerra.

El secretario de Energía de Estados Unidos, Rick Perry, intentó dar calma y frenar el alza del barril de crudo y afirmó que el mercado mundial de petróleo tiene considerables disponibles.

Perry admitió que “habrá perturbaciones por un tiempo”, así como un “alza” de los precios, “pero no tan devastadora como hubiera sido hace 5 años”.

También dijo que es “prematuro” hablar sobre la necesidad de recurrir a las reservas estratégicas de Estados Unidos mientras aún se evalúa el daño a la producción saudita.

“Por el momento, los mercados están bien aprovisionados con muchas reservas comerciales”, dijo también la Agencia Internacional de Energía.

Esos ataques probablemente reducirán a la mitad la producción saudí, es decir, a 5.7 millones de barriles por día, lo que representa casi 6% de la producción mundial.Archivo/END

Gracias a las reservas mundiales “no hay necesidad de tomar medidas suplementarias de urgencia”, dijo el ministro ruso de Energía, Alexandre Novak.

Arabia Saudita, mayor exportador mundial de crudo, prometió movilizar sus extensas reservas para amortiguar las consecuencias de los ataques.

“Arabia Saudita tiene como reservas unos 188 millones de barriles, lo cual, a un ritmo de 5.7 millones barriles por día, cubrirá unos 33 días”, estimaron analistas del Morgan Stanley.

“Además, (la petrolera saudí) Aramco tenía antes de los ataques la capacidad de aumentar su producción petrolera en casi 2 millones de barriles por día y una parte podría haber quedado intacta”, añadieron.

Sin embargo, apuntan analistas de TD Securities, “si bien hay suficiente capacidad para compensar (perturbaciones) a corto plazo, fueron atacadas infraestructuras claves lo cual significa que una parte de ellas podría quedar fuera de servicio por más de un mes”.

Preocupación por tensiones

Los mercados expresaban también fuerte preocupación por un aumento de las tensiones en esa región clave para el abastecimiento mundial de crudo.

Los rebeldes hutíes, apoyados por Teherán y que enfrentan desde hace 5 años una coalición militar liderada por Riad, reivindicaron los ataques perpetrados con drones.

Pero Arabia Saudita dijo el lunes que las armas utilizadas fueron fabricadas en Irán, mientras que el secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo, ya había dicho que Teherán estuvo detrás del ataque.

El Gobierno iraní calificó de “insensatas” e “incomprensibles” esas acusaciones y dio a entender que tienen por objetivo convertir a su país en blanco de “futuras acciones”.

Una intervención militar de Estados Unidos en respuesta al ataque contra las instalaciones petroleras sauditas atribuidas a Irán solo agravaría el sufrimiento en Medio Oriente, dijo el jefe de Amnistía Internacional (AI) en entrevista con AFP.

El secretario general de AI, Kumi Naidoo, dijo que el mundo debería redoblar los esfuerzos para poner fin a la devastadora violencia en Yemen, donde Arabia Saudita ha estado combatiendo a rebeldes hutíes vinculados a Irán.