• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Web

Las posibilidades de tener mejores lluvias en lo que resta del invierno de 2019 depende de que ocurran algunos fenómenos naturales extremos como huracanes, dijo Sergio Obando, especialista del Observatorio de Fenómenos Naturales (Ofena) ante un grupo de ganaderos reunidos este miércoles en la Comisión Nacional Ganadera de Nicaragua (Conagan).

René Blandón, presidente de Conagan, refirió que los ganaderos del país no se han podido preparar bien para el próximo período seco del año, porque Nicaragua ha tenido un invierno muy irregular. “Nuestras fincas están atravesando una crisis profunda. Estamos como en los primeros días de abril, todos los que estamos en el Corredor Seco”, aseveró Blandón, en relación a la falta de lluvia de los últimos días.

Obando explicó que una de las causas por las que no está lloviendo de forma regular actualmente es debido a que las nubes están siendo ahuyentadas por los aires calientes que tenemos en el país. “Y esto se debe a la baja cobertura de vegetación y particularmente de árboles que hemos provocado”, señaló.

El experto de Ofena añadió que las lluvias están cayendo en la misma cantidad de siempre, pero en períodos cortos, en tanto, los períodos secos se han hecho más largos. “Como pudimos ver, tuvimos una canícula más larga. Se extendió más allá del 15 de agosto, y no solo se presentó en la zona del Pacífico y el centro, sino en muchas otras zonas del territorio”, indicó el especialista de Ofena.

Medidas de adaptación

Según el especialista de Ofena, Sergio Obando, se necesitan medidas de adaptación ante el cambio climático.

Según el especialista de Ofena, Sergio Obando, se necesitan medidas de adaptación ante el cambio climático.Archivo/END

De acuerdo con Obando, los líderes del sector ganadero y los productores deben ser más proactivos. “Estos tienen que darle seguimiento a lo que está sucediendo con el clima, en cada microclima del país. Esto pasa por el hecho de dotarse de elementos tecnológicos modernos, como colocar en los microclimas estaciones climáticas inteligentes y darles seguimiento, para ver cómo evolucionan los cultivos, los animales y hasta las personas”, explicó el especialista.

Aseveró que si bien, eso requiere de inversiones, los ganaderos deben prepararse desde ya, para no estar en peores condiciones en el futuro.

Otra de las opciones de medidas de adaptación al cambio climático, mencionó Obando, es la de los sistemas silvopastoriles.

Mientras tanto, el presidente de Conagan, subrayó: “El cambio climático y esta agresividad en los veranos es producto de lo que estamos haciendo nosotros en nuestros bosques, en nuestras propiedades. El despale ha venido a contribuir a golpearnos y pasarnos la factura, pero esta será más grande en el futuro”.