• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Web

Los nuevos pronósticos sobre la producción de café de Brasil, que indican una caída de al menos 20.5%, con respecto al 2018, no ha provocado una recuperación en el precio del rojito, que este viernes se ubicó por encima de los US$98 por quintal.

No obstante, los caficultores nicaragüenses no pierden la esperanza de que pueda ser un elemento que incida en el mercado internacional para que suba el precio del grano.

Brasil, el mayor productor y exportador mundial de café, espera recolectar 48.99 millones de quintales de café en este año, una cifra menor a los 61.7 millones cosechados en el ciclo pasado, según la estatal Compañía Nacional de Abastecimiento (Conab).

El precio internacional del café, que desde el pasado 10 de septiembre había logrado cruzar la barrera de los US$100 por quintal, durante la jornada de este viernes volvió a caer cerrando en US$98.40 el quintal, según información del portal financiero Bloomberg.

Joaquín Solórzano, productor de café en Matagalpa, quien monitorea diariamente el precio internacional, considera que la caída en la producción del gigante sudamericano podría provocar un aumento en el precio.

Las ventas de futuro del café cerraron este viernes con un precio de US$98.40, en la Bolsa de Valores de Nueva York. Archivo/END.“Tiene que haber un incremento al hablar de que se reduce el área, (porque) estamos hablando de que Brasil es el principal productor en el mundo”, dijo Solórzano a El Nuevo Diario.

Según la Conab, las plantaciones de café en Brasil sufrieron altas temperaturas, mientras que el ciclo vegetativo careció de precipitaciones durante un importante período de desarrollo del cultivo, lo que hizo que las estimaciones de rendimiento promedio fueran aún más bajas.

“Todo está relacionado con el clima. En enero hubo un periodo de sequía, después vinieron lluvias que provocó una floración fuera de tiempo. Posteriormente, a inicios de mayo, hubo un periodo de lluvia y eso provocó que se dispararan los niveles de etileno, que es la hormona de maduración”, señaló Solórzano.

La caficultora Gabriela Figueroa también coincide en que esta situación externa puede beneficiar el precio en el mercado internacional.

“Pudiera ser, pero todo esto es impredecible. En el tema del precio realmente tiene que pasar algo en los países productores grandes para que haya un movimiento en el precio de manera positiva para nosotros. Tiene que pasar algo, (pero) si pasa algo mínimo no hace ningún movimiento”, señaló Figueroa.

Suficientes inventarios

Ambos productores coinciden que en este momento también existen suficientes inventarios de café en el mundo y eso frena un incremento en el precio del grano, el cual ocupa el segundo lugar en importancia entre todas las materias primas, después del petróleo.

“Hay demasiado inventario de café que no nos está permitiendo que ese precio suba porque significa que no hay escasez. No sabemos qué va a pasar, porque decir que si pasa algo en Brasil va a subir, pero tiene que ser algo que impacte el volumen que se produce a nivel mundial. Estamos con la expectativa de que va a subir, pero no sabemos cuándo”, puntualizó Figueroa.

“En algún momento todas estas existencias van a tener que reducirse, efectivamente, en algún momento va a tener que repuntar el café (…) Aunque haya café ahorita en bodega, en su momento, va a tener que rellenar nuevamente estas existencias, estas reservas. Ahí es cuando el sistema de oferta y demanda va a voltearse a favor de los productores”, dijo, por su parte, Solórzano.

La producción de café arábigo, según información de la Conab, es la más afectada en Brasil.

Se espera una producción de café arábica equivalente a 34.47 millones de sacos, lo que representa una reducción del 27.4% en comparación con la cosecha de 2018.

Esa disminución, incluso, se refleja en las exportaciones brasileñas, que también se redujeron en este periodo.

En agosto, alcanzaron alrededor de 3.2 millones de sacos de 60 kilogramos, una reducción del 9.5% respecto al mismo período del año pasado.

Afectados por la caída del precio y la crisis sociopolítica del país, los productores nicaragüenses se han declarado en crisis desde el año pasado y esperan que el valor del grano se recupere pronto.

El café es el principal producto de exportación de Nicaragua y genera unos 300,000 empleos, según cifras oficiales. Archivo/END.El café, cuyas áreas de producción andan por encima de las 200,000 manzanas, es el principal producto de exportación de Nicaragua.

Según el Centro de Trámites de las Exportaciones (Cetrex), entre enero y agosto de este año las ventas de café al exterior han generado más de US$400 millones.

Se estima que existen aproximadamente 45,000 productores en el país y que este sector genera unos 300,000 empleos.