• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Web

Los problemas y retos que tienen las mujeres productoras de café serán parte de las discusiones que se llevarán a la mesa de trabajo de la nueva junta directiva de Mujeres en Café, capítulo Nicaragua.

La productora de café, Gabriela Figueroa, resultó electa la semana pasada como nueva presidenta del capítulo en Nicaragua, para el periodo 2019-2021, en una actividad que se llevó a cabo en Jinotega.

Este capítulo forma parte de la Alianza Internacional de Mujeres en Café, una organización cuyo objetivo es promocionar el crecimiento de las habilidades de las mujeres cafetaleras.

Según Figueroa, las mujeres juegan un papel fundamental en la producción de café y es importante ayudar a que se vuelvan más profesionales en una rama que usualmente es dominada por hombres.

¿Cuál ha sido su rol en el capítulo Nicaragua?

En el 2009 realizamos el capítulo en Nicaragua y la que estaba de presidenta era Fátima Ismael, de la cooperativa Soppexcca, ahí yo formé parte de la junta directiva.

Nosotros queremos reactivar el capítulo buscando una manera de mejorar y traer también ayuda de afuera, no necesariamente dinero, porque en estos años está difícil aquí como en otros lados del mundo, pero no imposible, yo creo que se puede hacer con una gestión.

La presidenta Mujeres en Café asegura que procurará el intercambio de experiencia con productoras internacionales. Cortesía/END

Hay mucho auge de que se les quiere apoyar a las mujeres, principalmente, porque al apoyar a las mujeres tenés la seguridad de que estás apoyando a la familia entera y ha habido mucha capacitación en otros países que nosotros queremos hacer un intercambio entre capítulos, lograr traer entrenadoras que nos vengan a capacitar en barismo, catación, formarnos de manera profesional, que las que son solo productoras comencemos a catar nuestro propio café, las que somos tostadoras (por ejemplo) que entendamos la realidad de la productora y de qué manera conseguir lograr trabajar en conjunto con alianzas.

¿Desde el 2009 que empezaron a trabajar en este capítulo, qué acciones se han desarrollado para promover el trabajo de la mujer?

Ya estamos tal vez más avanzados que otros países, en ese caso, porque las cooperativas han hecho una labor fundamental, y lo que ha ayudado a las cooperativas es que muchas de las gerentes, como la gerente de Prodecoop, Merling Preza, han trabajado y se han enfocado en género, ellas tienen una cooperativa donde la mayoría son mujeres y han tratado de ir apoyando; la misma Fátima Ismael ha trabajado en parte de hacer una marca de café que se ha vendido en el exterior, quizá fueron de las primeros logros como género en ese momento.

Con la Alianza queremos reactivar y ver qué otras cosas podemos hacer por las mujeres en el país, las mujeres cafetaleras.

¿En el pasado establecieron alianza con otros países?

Sí, y la ventaja es que hay eventos internacionales como el Speciality Coffee Association, que es como una oportunidad en la que estás representando a tu país. Hay interés de parte de los tostadores en comprarle café a mujeres, y si están apoyando ciertos proyectos que ellos siempre colaboran es la oportunidad que nosotros vemos que podemos apoyar, estar participando y organizando, saber más o menos cuántas mujeres, cuáles son las necesidades y ver de qué manera también nosotros podemos dar nuestro granito de arena.

¿Las mujeres cafetaleras han podido lograr ese reconocimiento de cumplir con los estándares de calidad?

Uno de los proyectos que logramos en la junta directiva anterior fue colaborar, hacer una alianza con un comprador de afuera, en ese momento pudimos conseguir unos fondos para comprar filtros de agua y donar a comunidades de Nicaragua, entonces allí son necesidades básicas, la verdad es que nosotros estamos con tantas pobrezas en nuestras zonas rurales que hay que empezar desde lo más básico, el agua.

Desde lo más básico estamos tratando de trabajar con otros aliados y ver las necesidades que tenemos en cada uno de los departamentos y de esa manera ver con quién podemos ir haciendo alianzas.

Estamos bien positivas, porque también hay mucha gente joven queriéndose involucrar, mucha gente con experiencia, la ventaja es que queremos trabajar y ver de qué manera promovemos a las mujeres cafetaleras del país y hacer alianzas es primordial, alianza con tostadores, mujeres de la misma industria.

Ya se vende café de mujeres, que ya lo hacen las cooperativas, pero también vamos a abarcar varias mujeres que no son parte, por ejemplo, de cooperativas, vamos a ver de qué manera podemos promover que haya un comprador y que haya una productora en el país.

Gabriela Figueroa asegura que las mujeres productoras de café también necesitan aprender a catar su propio grano. Cortesía/END

¿Cómo están comercializando el grano las mujeres en el país?

Se está logrando exportar el café Las Hermanas, que es de Fátima en Soppexcca y han sido de los pioneros en el país que han ubicado este café como un ejemplo y a nivel internacional le tienen un respeto increíble, porque no solo es la organización de las mujeres, sino que han visto que han crecido en conocimiento y en cantidad de mujeres, y al crecer en cantidad de mujeres estás impactando más familias.

¿Qué problemas siguen enfrentando las mujeres productoras que están en este rubro?

La falta de financiamiento, eso ha sido siempre y más ahora se agudiza con la situación, necesitamos tener garantías para préstamos con tasas de interés factibles que una pueda pagar.

La falta de tener un mercado seguro porque uno quiere producir café, pero no tenés el mercado seguro, entonces si no trabajamos al mismo tiempo, tenés tu producción, pero a quién se la voy a vender, porque uno no puede vender con estos precios de mercado que tenemos ahorita, ese el otro problema, los precios internacionales que no nos están ayudando tampoco, eso ni el costo te cubre, estamos perdiendo.

Lo otro es no tener un apoyo, el mismo país tiene que apoyar de alguna manera con el tema de los impuestos, es decir, las políticas públicas.

¿Las mujeres que están en café son dueñas de las tierras que cultivan o enfrentan ese problema?

Hay muchas que no, la mayoría te puedo decir que no, el problema de la falta de legalización de las propiedades, por eso te decía de las garantías, no tenemos garantías porque muchas trabajamos porque el papá que te hereda, pero no tenés ningún documento, a veces no tenemos ni cédula y uno cree que la legalización va a ser muy fácil y todo eso lleva trabajo y gastos.