• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Impresa

Alrededor de 90 caficultores del norte de Nicaragua recibieron una capacitación este miércoles sobre procesos en la producción y beneficiado del café, con el fin de que no abandonen el interés de trabajar en la mejoría de la calidad de sus granos y la producción de cafés especiales.

“Nosotros sabemos que hay una necesidad como país de continuar avanzando en la ruta que veníamos para producir cafés especiales, la cual fue la principal causa para que trabajáramos en estas charlas”, aseveró Edwin Ruiz González, director ejecutivo de la Asociación de Cafés Especiales de Nicaragua (ACEN).

Ruiz explicó que la caída del precio internacional del café y la crisis sociopolítica del país han limitado el acceso al crédito de los productores. Esto, aseveró, no les está permitiendo atender bien sus cafés.

El precio del rojito en la Bolsa de Valores de Nueva York fue de US$101 por quintal, muy por debajo del precio, de US$131, que tenía en la misma fecha de 2017.

Ruiz explicó que la caída del precio internacional del café y la crisis sociopolítica del país han limitado el acceso al crédito de los productores. Archivo/END

El director ejecutivo de ACEN afirmó que debido a esas circunstancias los productores han dejado de trabajar en los procesos necesarios en aquellos lotes de café con potencial de convertirse en cafés especiales; y explicó que la calidad del café no es producto de un accidente, sino de actividades cronológicamente ordenadas y planificadas.

Nuevos procesos

Hoy día en Nicaragua, por el tipo de proceso que se le aplique, se habla de café lavado, café natural y café miel.

La aplicación de procesos para lograr cafés especiales es relativamente nueva en Nicaragua, según Ruiz. “Tienen tal vez entre 6 u 8 años de haber comenzado a usarse en el café nicaragüense”, explicó Ruiz. Sin embargo, indicó que había un avance.

Todavía en el 2017, de acuerdo con el especialista, los productores que habían seleccionado parte de su café, porque tenía potenciales atributos para ser vendido como cafés especiales, lo llevaron al beneficio seco para que lo convirtieran en café oro, con el debido proceso, lo cataran y poderlo vender.

“Pero el productor, ya en este año no pudo hacer esto. Lo sacó en pergamino, oreado y lo vendió al primer postor con el ánimo de resolver su problema de iliquidez. Entonces, ese café que tenía atributos para ser café especial ya no llegó a ser tratado y saldrá como café tradicional”, sostuvo el director ejecutivo de ACEN.

Ruiz expresó que ahora, más que nunca, los productores necesitan tener los conocimientos previos, para poder aplicarlos de manera correcta en la cosecha y también poder comercializar sus granos.

Hoy día en Nicaragua, por el tipo de proceso que se le aplique, se habla de café lavado, café natural y café miel.Archivo/END

El café especial se vende la mayor parte de las veces a través de muestras, que le envía el productor a un comprador en el exterior.

“Yo no puedo, al menos que sea un cliente con el que he trabajado durante muchos años, decirle que le voy a vender mi café especial y ya vamos a hacer un contrato. Pero si yo salgo al mercado, lo primero que el cliente me dice es ‘mandame una muestra, quiero probarlo y luego te ofrezco un precio por el inventario que tengás’, y así comienza una relación comercial”, explicó el director ejecutivo de ACEN.

Por ello, uno de los temas de capacitación fue la percepción actual del mercado sobre los cafés especiales, enfocado en lo que demandan los compradores de los cafés especiales, y en los cafés naturales y cafés mieles.

El director ejecutivo de ACEN señaló que la capacitación a los productores se realizó en un beneficio de Sébaco, Matagalpa. Destacó que Matagalpa y Jinotega producen conjuntamente alrededor del 78% del café exportable de Nicaragua.

Además, indicó que esa capacitación se desarrolló este 25 de septiembre, porque la cosecha de café, que arranca oficialmente en octubre, está cerca de empezar. El ciclo del café se entiende del 1 de octubre de un año al 30 de septiembre del año siguiente.

En Nicaragua, según cifras oficiales, existen más de 200,000 manzanas de tierra sembradas con café, pero solo pequeños microlotes se convierten posteriormente en cafés especiales.

El café especial se vende la mayor parte de las veces a través de muestras, que le envía el productor a un comprador en el exterior.Archivo/END

El café es el principal producto de exportación de Nicaragua. Este año, según estadísticas del Centro de Trámites de las Exportaciones (Cetrex), entre enero y agosto, las ventas al exterior del rojito han generado más de US$400 millones.