• Washington, Estados Unidos |
  • |
  • |
  • Edición Impresa

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, firmó este miércoles con el primer ministro de Japón, Shinzo Abe, lo que definió como la “primera etapa” de un acuerdo comercial, tras un año de negociaciones.

“Formalmente anunciamos la primera etapa de un nuevo y fenomenal acuerdo comercial”, dijo Trump, acompañado de Abe tras una reunión al margen de la Asamblea General de la ONU.

“Esto es una gran parte, pero en un futuro bastante cercano habremos de tener mucho más”, añadió Trump.

El primer ministro nipón dijo por su lado que el acuerdo a alcanzar debería ser una “solución de ganar-ganar para Japón y Estados Unidos”.

Automóviles, el obstáculo del asunto

El representante comercial estadounidense Robert Lighthizer afirmó que por ahora lo referente al comercio de automóviles, un tema muy sensible para Tokio, no ha sido resuelto.

“En esta etapa, ciertamente no es nuestra intención, ni la del presidente, hacer algo sobre los autos japoneses”, dijo, cuando Washington tiene planes gravar la importación de vehículos.

“Esto es una gran parte, pero en un futuro bastante cercano habremos de tener mucho más”, añadió Trump.AFP/END

Sin embargo, Abe dijo en una conferencia de prensa que él y Trump acordaron mantener la vigencia de un entendimiento de hace un año para no gravar a los autos. “Se ha confirmado firmemente de que no se impondrán nuevos aranceles”, dijo Abe.

Negociado desde abril, el acuerdo establece que Japón reducirá aranceles a bienes agrícolas estadounidenses por US$7,000 millones y elevará sus compras de trigo y cebada.

En contrapartida, Washington aceptó rebajar sus aranceles a productos agrícolas nipones por US$40,000 millones y atenuar las cuotas de carne importada para permitir así a Japón competir en el mercado estadounidense.

No obstante, lo pactado aún no incluye el espinoso asunto del comercio de automóviles.

Utilizando los aranceles como amenaza, el presidente Trump buscó un amplio acuerdo que reduzca el déficit comercial estadounidense con Japón y beneficie al sector agrícola, que es una de sus principales fuentes de votos.

Un acuerdo comercial con Japón sería importante para “reducir nuestro crónico déficit comercial”, dijo Trump.

En un documento separado, funcionarios de los dos países se comprometieron a eliminar gravámenes a productos digitales como videos, música y libros, así como también a asegurar el tránsito de datos sin imponer barreras.

Pero Tokio demanda a Trump el firme compromiso de no imponer aranceles de 25% a sus autos; un elemento de vital importancia para Japón, cuya economía está en dificultades, según medios de prensa nipones.

Tras un aplazamiento, Trump se fijó el día 17 de noviembre para decidir si impone esos aranceles a los autos, que generan tanta alarma en Tokio, pero también en Berlín.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, firmó este miércoles con el primer ministro de Japón, Shinzo Abe, lo que definió como la “primera etapa” de un acuerdo comercial, tras un año de negociaciones.AFP/END

Estados Unidos quedó en desventaja desde que Trump decidió en 2017 retirarse del acuerdo Transpacífico (TPP) negociado por su antecesor Barack Obama y que entró en vigor entre 11 economías de la región Asia-Pacífico.

Entretanto, en febrero se puso en marcha un acuerdo comercial entre Japón y la Unión Europea.

En 2018, el déficit comercial de Estados Unidos con Japón fue de US$58,000 millones. Japón le exportó automóviles por 51,000 millones, según datos oficiales.

Los productores estadounidenses están especialmente ansiosos por un acuerdo con Tokio debido a que son altamente dependientes de las exportaciones.

Los consumidores japoneses compraron la cuarta parte de la carne vacuna y de cerdo exportada por Estados Unidos el año pasado.

Trump dijo que espera firmar pronto un “acuerdo muy amplio” con Japón lo que significa, añadió, “muchos dólares para nuestros granjeros y rancheros”.

“Pronto ya trabajaremos en la fase II”, aseguró.