• Washington D.C, Estados Unidos |
  • |
  • |
  • AFP

El Fondo Monetario Internacional (FMI) "sigue completamente comprometido" en intentar ayudar a Argentina, pero una solución rápida es "difícil" por las incertidumbres a un mes de los comicios presidenciales, dijo un portavoz del ente este jueves.

"Nos moveremos tan rápido como podamos e intentaremos hacer lo mejor que podamos para Argentina", dijo el portavoz del organismo, Gerry Rice, durante una rueda de prensa.

"Debido a la compleja situación y la incertidumbre política ha sido difícil avanzar rápidamente", añadió Gerry Rice.

El país suramericano, sumido en una crisis económica y política, espera la liberación de 5.400 millones de dólares del programa de créditos del FMI, pero el miércoles el jefe encargado del Fondo, David Lipton, dijo a Bloomberg que la relación financiera con Buenos Aires "tendrá que esperar".

Gerry Rice negó reportes de que el FMI había congelado su relación con Argentina.

"Eso es incorrecto", dijo, señalando que "las discusiones continúan".

La nueva directora gerente del Fondo Monetario Internacional, Kristalina Georgieva, se reunió este miércoles con el ministro de Hacienda de Argentina, Hernán Lacunza, y dijo que espera trabajar con Buenos Aires cuando asuma el cargo el próximo 1º de octubre.

Mauricio Macri, presidente de Argentina. AFP/END

Desde el año pasado Argentina recibió unos 44.000 millones de dólares del total de 57.000 millones del programa de créditos a tres años del FMI aprobado en 2018, pero la inflación desatada y el alza de la pobreza generó descontento contra las medidas de recorte adoptadas por el gobierno.

Los problemas económicos se agudizaron después que en agosto el peronista de centroizquierda Alberto Fernández quedó como claro favorito para ganar las elecciones del 27 de octubre en las que el mandatario Mauricio Macri intenta la reelección.

Desde agosto la confianza de los mercados se desmoronó y economistas y calificadores han advertido que Argentina está bajo riesgo de caer en default.

Renegociar

Fernández dijo este jueves que, en caso de triunfar, confía en mantener una negociación “seria y sensata” con los acreedores del país.

“Es increíble, es impresionante la deuda que contrajo el gobierno (liberal, de Mauricio Macri). Pasó del 38% del producto interno bruto (al asumir en 2015) al 100% actual”, dijo en un discurso ante empresarios de la influyente Fundación Mediterránea en Córdoba (centro del país).

En campaña para las elecciones del 27 de octubre, el aspirante presidencial dijo que “esa deuda vamos a poder afrontarla en una negociación seria y sensata con los acreedores”.

Alberto Fernández, candidato peronista a la Presidencia de Argentina.  AFP/END

Fernández lidera una alianza de fuerzas peronistas de centro con otras de centroizquierda, como lo es su candidata a vice, la exmandataria Cristina Kirchner.

“Nunca nos hemos planteado decir que no íbamos a pagar o que iba a haber una quita (de capital). Lo que siempre hemos planteamos es que, para poder pagar, déjennos crecer, sino no tenemos forma de pagar”, dijo, reiterando su plan para enfrentar el endeudamiento.

La deuda argentina alcanza a los US$383,000 millones, aproximadamente el total de la renta bruta nacional, según las consultoras económicas.

“Lo que está diciendo el Gobierno con su proyecto (legislativo) de ‘reperfilamiento’ (de la deuda) es que en estas condiciones no se puede pagar. Eso en otras épocas se llamaba default. Ahora, en el posmodernismo, le llaman ‘reperfilamiento’”, ironizó el candidato.