• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Impresa

Se dice que uno de los principales retos de las empresas familiares es perdurar en el tiempo, compitiendo en los mercados y para ello se requieren cambios, como los que ha hecho Indiana Herrera Jerez, quien comparte con entusiasmo su “acertada decisión” de invertir en energía fotovoltaica, generada por paneles solares.

Herrera es propietaria de la fábrica Sorbetes Herrera o “Sorbetes Jinotepinos”, la cual ha logrado reducir hasta en un 25% el costo de su factura eléctrica, luego de instalar paneles solares con el objetivo de reducir costos en el proceso de producción.

“Logramos reducir en un 25% el costo que pagamos por el consumo de la energía convencional o fósil. Por eso nos mantenemos en la dirección de incrementar nuestros panales solares. Esto no ha afectado el nivel de producción de la empresa”, dijo Herrera este jueves, durante un panel, en el que participó, en Managua.

Explicó que ha logrado la mayor eficiencia de su sistema fotovoltaico, porque este se instaló en su fábrica, en base a un previo estudio técnico, que midió las horas de mayor demanda en el proceso productivo.

 “internacionalmente se ve que el precio de los implementos para la generación de energía, en este caso fotovoltaica, han disminuido. Archivo/END

“Los técnicos adecuaron las necesidades de la empresa a un sistema fotovoltaico”, aseveró Herrera.

La apuesta de las empresas

Kenia Sánchez, directora ejecutiva de la Cámara de Industria de Nicaragua (Cadin) dijo que las compañías apuntan al uso de la energía renovable para mantener la competitividad.

Sánchez indicó que al instalar y usar fuentes de energía limpia, “las empresas han visto una reducción promedio de hasta un 20%” en el pago a la entidad distribuidora que cobra por el consumo de electricidad.

“Es una visión para mantenerse en el mercado, ofreciendo un producto competitivo. Nicaragua tiene la energía más cara de Centroamérica y se hace esfuerzo para trasladarse al uso de energía renovable, que es más barata y amigable con el medioambiente”, expresó.

Ángel Morales, presidente de la Cámara de Industria y Comercio Alemana- Nicaragüense, aseguró que hay valoraciones positivas sobre el uso de los sistemas de generación de energía limpia.

“Escuchamos testimonios de representantes de empresas que dicen que usar energía fotovoltaica les ha ayudado a reducir el costo de la factura eléctrica, especialmente y considerando las últimas alzas que ha habido (en el precio para los consumidores finales)”, señaló Morales.

La  inversión inicial para adquirir e instalar su sistema de paneles solares fue de US$1,200. Imagen referencial. Archivo/END

Sostuvo que en los últimos años ha habido un avance en el uso de la energía limpia en “diferentes niveles, tanto en las empresas grandes como en las pequeñas. En términos generales se maneja la inversión en un sistema de energía renovable, se paga en unos 4 años, tiempo en el que lo invertido podría recuperarse”.

Sistema efectivo

Desde el 2016, Sorbetes Herrera inició un proceso de inversión que le permite tener hoy 16 paneles fotovoltaicos de 250 Kilovatios.

Herrera Jerez dijo que seguirán adquiriendo esta tecnología para ahorrar más en su proceso de producción.

“No hemos logrado cambiar todo el consumo de la energía convencional”, aseveró Herrera.

El sistema fotovoltaico le ha permitido “ahorrar entre C$15,000 y C$16,000 en la factura por consumo de energía. Antes de instalar ese sistema, la factura de cobro de la distribuidora de energía era de más o menos de C$50,000”.

Asegura que, de no haber invertido en ese sistema, podrían estar pagando una factura de “casi el doble a los C$50,000. En cambio, logramos bajar ese pago hasta unos C$36,000”.

Por el sistema fotovoltaico enfatizó que “cuando hay mucho sol, entre abril y marzo, en verano, ahí bajamos más la factura y es importante, porque son los meses de la temporada caliente del año y es cuando tenemos más demanda del producto”.

Compartió que la empresa tiene dos cuartos fríos funcionando, porque su producción se hace con frutas naturales y requieren almacenar frutas.

Las compañías apuntan al uso de la energía renovable para mantener la competitividad. Archivo/END

Herrera relató que su inversión inicial para adquirir e instalar su sistema de paneles solares fue de US$1,200.

Esta fábrica de sorbetes cumplió 71 años en este 2019 y la energía renovable le ha permitido ser “sostenible, los precios se pueden mantener en el mercado. En las condiciones actuales de la economía del país, no podemos estar subiendo los precios del producto”, señaló Herrera.

Pero Herrera considera que en la actualidad con un poco más de US$2,000 se pueden invertir en módulo de seis paneles, porque “en este momento los paneles han bajado mucho de precios y es como una oportunidad para poder iniciar esa inversión”.

En este sentido, Morales aseguro que “internacionalmente se ve que el precio de los implementos para la generación de energía, en este caso fotovoltaica, han disminuido, los paneles, los acumuladores, baterías, también han tenido una baja en sus precios. A medida que la tecnología avanza, los costos se reducen”.