•  |
  •  |
  • END

El gobierno debería impulsar nuevamente un incremento del techo de exoneración del impuesto sobre la renta (IR) a los asalariados, junto con las reformas tributarias que tendrá que impulsar en la Asamblea Nacional en las próximas semanas para cumplir con los requerimientos del Fondo Monetario Internacional (FMI) con vistas a la cita que el país tiene con el directorio del organismo a finales de julio.

El planteamiento de elevar el techo de exoneración lo reiteró el presidente de la Cámara Americana Nicaragüense de Comercio (Amcham), Roger Arteaga, al recordar que esa iniciativa es un tema que el gobierno discutió con el Consejo Superior de la Empresa Privada ( Cosep) el mes pasado.

El Cosep en ese sentido respaldó en mayo la propuesta de elevar el techo de exención de los asalariados, de 50 mil córdobas a 100 mil, proposición que surgió del seno del partido sandinista y que fue retomada por distintos sectores, pero que sin embargo fue postergada por el Parlamento, a iniciativa del mismo gobierno a fin de impulsarla en el marco de una reforma tributaria más completa.

En su momento el Cosep afirmó que un incremento del techo de extensión tendría mayor efecto que el mismo aumento, porque incrementaría la capacidad de compra de los asalariados nicaragüenses. El proyecto aparentemente tiene el consenso de la bancada sandinista en el Parlamento debido al beneficio que generaría a los asalariados.

Los recursos en manos de los asalariados, incrementarían la circulación del dinero por la cantidad de operaciones que se harían en el comercio, en tanto que a la par, por cada operación comercial, los compradores tendrían que pagar el impuesto general al valor, por lo tanto el fisco seguiría recolectando impuestos y el sacrificio fiscal sería menor.

Aprovechar reformas urgentes

El aumento del techo de exención del impuesto del IR, de 50 mil a 100 córdobas, debe ser impulsado, aprovechando las reformas a la ley tributaria que tendrán que realizar en los próximas semanas para entregar al Fondo Monetario Internacional un proyecto de presupuesto con déficit fiscal, pero financiado.

De acuerdo con Arteaga, en tiempos de crisis tienen que tomarse medidas heroicas para cuadrar las cifras de un presupuesto desfinanciado, lo que se puede realizar disminuyendo la partida de gastos para la nación, o aumentando los ingresos, lo que pasa por una reforma tributaria.

Recordó el presidente de Amcham que él ya había recomendado la necesidad de no dejar abandonados a los asalariados, de tal manera que se les pudiera subir su techo de 50 mil hasta 100 mil y añadió que “eso hay que hacerlo porque de todas formas eso hace que incremente la demanda y hace que la economía del país funcione mejor.

Podría ir con un proyecto mayor

Entretanto el diputado sandinista Wálmaro Gutiérrez, Presidente de la Comisión Económica de la Asamblea, manifestó que la iniciativa presentada a finales del año 2006 para beneficiar a los asalariados, es de justicia, al pasar casi 12 años desde la última actualización de la tabla progresiva del impuesto sobre la renta.

Añadió que sin embargo el proyecto no se podía pasar en forma unilateral porque el sacrificio fiscal por esta causa, sería de 480 millones de córdobas anuales, lo que agravaría la situación de déficit que tienen las finanzas públicas, por lo que debe ser introducido en el marco de una reforma mayor que permita reponer las pérdidas recaudatorias.

Recordó que parte de los compromisos con el FMI es la presentación de una reforma presupuestaria concertada, para ajustar el gasto debido a la caída en las recaudaciones y a la baja en la captación de las donaciones al Presupuesto General de la República, por lo tanto en ese marco se puede meter el proyecto en un paquete de medidas para que sea positiva la relación costo beneficio desde el punto de vista fiscal.