Jorge Eduardo Arellano
  •  |
  •  |
  • END

El agua en fincas nicas
El Cenagro 2002 identifica un total de 199 mil 549 explotaciones agropecuarias, o sea, fincas de distintos tamaños y formas de propiedad. Llama la atención que 132 mil 419 propiedades, que corresponden a un 66% de las mismas, declaran alguna fuente de agua dentro de sus linderos. Al precisar sobre la fuente de agua a la que tienen acceso las distintas explotaciones agropecuarias, se destaca que más de la mitad (54%) de las que declararon, es una superficial, pudiendo ser un río o una quebrada.

Los dueños de estas propiedades reportaron en un 37 por ciento tener un pariente que también cuenta con fuentes de agua. A pesar de esta característica, sólo 2,961 explotaciones reportan la existencia de presas. De hecho, sólo en el 2% de las propiedades en fincas se encuentran construcciones encaminadas a un mayor aprovechamiento del agua, tanto para mejorar sus condiciones de producción por medio del riego, como para sacarle provecho con otros usos y para esparcimiento.

Respecto a los pozos, sólo 3,000 explotaciones agropecuarias declararon disponer de pozos perforados o también llamados artesianos, los cuales se encuentran principalmente entre las propiedades con extensiones de 20 a 200 manzanas, sistema no común entre las explotaciones de mayor o de menor tamaño. En tanto, el pozo excavado manualmente es reportado en casi 40,000 explotaciones y con una distribución más equitativa entre todos los sectores de propiedad.

A partir de lo anterior, podemos asumir no sólo que el agua es un recurso abundante en nuestro país, sino que también su distribución cubre a buena parte de las explotaciones agropecuarias. El reto es tomar esta ventaja que nos ofrece la naturaleza y encontrar la mejor manera de sacarle provecho en beneficio de la sociedad, pero con la racionalidad que permita su manejo sostenible.

Carlos López y Marcia Estrada
Consultores en Desarrollo Rural
marciaestrada@yahoo.com