•  |
  •  |
  • AFP

El presidente estadounidense Barack Obama manifestó hoy que el desempleo en su país subirá a más de 10% a pesar de que las empresas hayan comenzado a invertir de nuevo. Asimismo, advirtió que éste será "un año difícil".

Obama expresó que "todavía no es necesario" un nuevo paquete de estímulo económico. Preguntado sobre la eventualidad de un segundo plan de reanimación económica después del de 787.000 millones de dólares votado en febrero por el Congreso, Obama replicó: "Ahora no". "Creo que es importante ver cómo evoluciona la economía y cuál es la Eficiencia del primer plan de reanimación", apuntó el mandatario.

"Lo que me resulta increíble es la capacidad de recuperación del pueblo estadounidense y cómo han sido incluso más optimistas que los que los hechos justificarían", manifestó el presidente, que ha mantenido su nivel de popularidad.

Solicita apoyo a planes de salud y cambio climático
Obama apeló a los estadounidenses a respaldar planes de reforma del sistema de salud y combatir el cambio climático, considerando estos temas críticos para reanimar la economía a largo plazo. El mandatario precisó que había enviado un proyecto a la Cámara de Representantes por el que se obligaría a reducir las emisiones de carbono, lo que estimularía una nueva economía verde, que es vital para el país en el futuro.

"Esto llevará al desarrollo de nuevas tecnologías y a la creación de nuevas industrias que podrían crear millones de empleos en Estados Unidos, los empleos no se pueden exportar", señaló Obama, quien ha revertido totalmente el escéptico abordaje de su predecesor, George W. Bush (2001-2009), sobre el calentamiento planetario.

"Lo que tengo que hacer es asegurarme de que estamos apuntando tanto al corto plazo -cómo proveer a las familias alivio inmediato y reanimar la economía lo antes posible- como planeando al largo plazo", expuso Obama. El presidente enfatizó en que aprobando las reformas del clima y de la salud "tenemos los cimientos de un crecimiento económico de largo plazo".