•  |
  •  |
  • END

Centroamérica prioriza el gasto social

El gasto social representa una herramienta de apoyo importante para los estados en tiempos de crisis económicas como la actual. Dentro de este tipo de gasto, revisten especial importancia los programas de salud, educación y protección social, dirigidos a la población más vulnerable. En el caso particular de Centroamérica, si bien los presupuestos públicos son limitados, cerca de la mitad de los mismos se destina a funciones de carácter social.

Los últimos informes oficiales de la marcha de la política fiscal en Centroamérica, reflejan un aumento en los niveles de ejecución del gasto social, al compararlo con la ejecución de 2008, observándose aumentos importantes en el nivel de ejecución de El Salvador (33.5%) y Honduras (23.5%). Desafortunadamente no hay información pública de Costa Rica que permita hacer esta comparación.

Al desagregar el gasto social, por sus principales componentes, resulta claro que la ejecución del presupuesto destinado a los servicios de salud ha tomado mayor relevancia. Con excepción de Panamá, en todos los países, el presupuesto de salud ejecutado ha aumentado, en términos relativos, entre un 10 y un 60% con relación a la ejecución de 2008.

En el caso de educación, el aumento en la ejecución del presupuesto osciló entre el 1 y el 14% con respecto de 2008, con excepción de Honduras, país en el que se observa una caída importante de la ejecución (17.6%) en este rubro como resultado de un recorte de 100 millones de lempiras en la Secretaría de Educación y de 26 millones en el Instituto Hondureño de Ciencia y Tecnología.

En general, las cifras de ejecución del gasto social evidencian que, durante los primeros meses del año, el gasto social tuvo cierta prioridad, tal como lo anotaban los planes gubernamentales para hacer frente a la crisis económica, presentados a principios del año.

En los próximos meses, los gobiernos ante la caída de la recaudación tributaria, deberán enfrentar el dilema de aumentar la deuda pública para continuar priorizando el gasto social o reducirlo por medio de algunas medidas de austeridad.

Tanto los gobiernos, como la sociedad civil centroamericana deben estar conscientes de la importancia estratégica que tiene el gasto social, para el bienestar de todos los ciudadanos, por lo que se hará necesaria la búsqueda de consensos sociales que permitan establecer prioridades de gasto social, niveles de endeudamiento y reformas tributarias para el mediano plazo.

Sólo así, respetando y reforzando los presupuestos de educación, salud y protección social, Centroamérica podrá afrontar la actual crisis, sin sacrificar el desarrollo humano y la competitividad futura de la región.