•  |
  •  |
  • END

Las exportaciones de queso, principalmente al área centroamericana y las de carne, especialmente al mercado venezolano, son las que lograron mantener apenas a flote la ganadería nicaragüense en medio de una grave crisis económica y social que ha afectado al mundo, destaca el gerente general de la Comisión Ganadera de Nicaragua, Ronald Blandón.

Blandón, entrevistado por EL NUEVO DIARIO destaca que aparentemente las exportaciones no se cayeron en volúmenes, pero sí en precios en el mercado internacional, al punto que la plaza de Estados Unidos, la carne industrial bajó en lo que va del año, de 67 u 80 centavos de dólar por libra a unos 35 centavos.

“Hace dos semanas, sin embargo, el precio comenzó a reaccionar en el mercado mundial, específicamente en el caso de la carne industrial, donde se estableció entre un rango ubicado entre 40 a 45 centavos de dólar, aproximadamente”, especificó el ganadero.

Según el planteamiento de Blandón, lo más probable es que en el segundo semestre, el precio de la carne industrial se mantendrá, incluso tomando en cuenta que, según dijo, Venezuela está dispuesta a continuar comprando del alimento, o aumentar su demanda.

El ganadero dice que el queso es el producto que se ha mantenido más fuerte en materia de precios, tomando en cuenta incluso que todos los países de América Central han sufrido el llamado golpe de leche, que es el aumento súbito de la producción del alimento, después de pasar el primer mes de la entrada del invierno.


Buena reacción
del queso
De hecho, explicó Blandón, que el queso, es el producto alimenticio que más fuertemente ha reaccionado, tomando en cuenta que el valor del producto no ha bajado de 1.40 dólares o 1.40 dólares por kilo.

El queso, además, es el único producto que dio un precio positivo en el primer trimestre del 2009 con relación al del 2008, en cambio los cueros de bovinos bajaron hasta en un 30 por ciento y la carne en un 23 por ciento con respecto a la temporada anterior.

Según el dirigente ganadero, los precios del queso y la positiva reacción del valor de la carne en el mercado internacional es lo que ha hecho que la ganadería nicaragüense pueda sacar la cabeza para respirar, al compensar otras pérdidas, pero añadió que es evidente la necesidad de financiamiento destinado al sector de la ganadería para que pueda desarrollarse con ventaja.

Destacó que los ganaderos de Costa Rica están pidiendo financiamiento a su gobierno para salvar a la ganadería y los nicaragüenses lo que hacen es pedir que entre a funcionar el banco de fomento, pero que sus funcionarios sepan realmente dar respuesta a los pequeños y medianos productores, que son la mayoría.

Por otra parte, recordó que las importaciones venezolanas de carne en cortes, de vaquillas vivas y de leche de larga duración han ayudado a los ganaderos nicaragüenses a solventar deudas o a invertir en sus fincas y evitar deshacerse de su patrimonio.

Un informe oficial señala que las exportaciones de carne bovina de enero a mayo de 2009 fueron de 25 mil toneladas, dejando un ingreso de 81 millones 573 mil dólares (valor FOB).

Entretanto las ventas de lácteas en los primeros cinco meses del 2009 fueron de 22 mil toneladas, con un ingreso de 54 millones de dólares, con plantas productoras de carne o leche, que han sido supervisadas por funcionarios de Venezuela y Honduras. Entre esas plantas están Carnic, Igosa, Masesa, Nova Terra y Delmor, entre otras.

Por otra parte en la primera semana de julio, inspectores de la Secretaría Nacional de Sanidad Animal de Costa Rica, realizarán una inspección de origen a las empresas Indavinsa y Tip Top, tras el interés de éstas, de abrir mercado y exportar productos avícolas a dicho país.