•  |
  •  |
  • END

La reforma presupuestaria propuesta por el Presidente de la República, Daniel Ortega, no fue bien recibida por algunos sectores. El economista independiente, Néstor Avendaño, señaló que la iniciativa modificatoria no está acorde con las circunstancias económicas por lo que, incluso, advirtió que el mandatario nicaragüense “no está bien asesorado” en esta materia.

“El presidente (Daniel Ortega) dice (en la propuesta) que se recorta el gasto en el mismo monto (2,594 millones de córdobas), pero que el gasto resultante, es mayor que el observado en términos reales el año pasado y eso lo conduce a afirmar que la política fiscal es anticíclica. Yo creo que el señor presidente ahí fue mal asesorado”, expresó Avendaño.

En su crítica, el economista explica que “una política fiscal anticíclica significa un mayor gasto en la inversión pública y en la propuesta están reduciendo el gasto de la inversión pública, y aumentando el gasto corriente”. “Por lo tanto no le veo ningún ribete de anticíclico a la reforma presupuestaria”, señaló.

Agregó que la reducción del gasto, según la propuesta, se está enfocando en menos transferencias a las alcaldías, a las universidades, a la Corte Suprema de Justicia, CSJ, y de los fondos de contrapartida nacional de aquellos proyectos de inversión que no han mostrado un grado de ejecución satisfactorio para la nación.

Déficit fiscal sumamente elevado

Por otra parte, Avendaño llamó la atención sobre la forma en que se pretende financiar el elevado déficit fiscal, (más de 7 mil millones de córdobas), pues se apunta a endeudar más a la población con la emisión de bonos de la República por 568.4 millones de córdobas.

Avendaño recordó que hace poco más de un mes, el ministro de Hacienda, Alberto Guevara anunció que esos bonos serían a cinco años plazo y a 10 por ciento de interés, lo que para el economista significa una mayor carga de deuda para los contribuyentes.

Por su parte, el miembro de la Comisión Económica de la Asamblea Nacional, Francisco Aguirre, criticó y a la vez respaldó el trámite de urgencia con que el presidente Ortega envió la propuesta, considerando la cercanía de la llegada al país de una misión del Fondo Monetario Internacional, FMI, para evaluar el desempeño del gobierno sobre el programa económico.

En cuanto al fondo del asunto, Aguirre no cree que esta reforma presupuestaria esté adecuada a la realidad de crisis que vive el país a causa de la recesión económica mundial. Para Aguirre, ni la reforma aprobada en abril, ni ésta, tienen elementos de verdadera austeridad en las instituciones públicas.