•  |
  •  |
  • END

Las exoneraciones otorgadas desordenadamente en los últimos dos años y medio, son sólo una continuación de una mala administración de las dos últimas décadas, que en vez de disminuir la brecha fiscal, la ha agrandado, al punto que se calcula que se entregan tres mil millones de córdobas anualmente, creando un fuerte desajuste, afirmó el doctor Julio Francisco Báez.

El experto en materia fiscal, entrevistado por EL NUEVO DIARIO manifestó que un análisis de lo realizado en materia tributaria, lejos de haber ordenado la parte fiscal, ha venido aumentando la brecha y los desajustes en el sistema fiscal, vía otorgamiento anárquico de exoneraciones.

El doctor en Derecho y experto fiscal apuntó que en los últimos 17 años, no ha venido una lógica que frene la tendencia de los últimos 17 años, sino que estos dos últimos años y medio se ha exacerbado, se ha agravado la situación, al tiempo que en vez de disminuir la brecha fiscal, antes bien se ha ampliado, siendo la más grande de Nicaragua en los últimos 20 años.

De hecho, el hoy fiscal anda entre seis y siete por ciento del Producto Interno Bruto, al tiempo que recordó que en el presupuesto de la nación se programan 24 mil millones de córdobas en ingresos, contra 31 mil 500 millones de córdobas en gastos.

Enorme diferencia

La diferencia de unos siete mil 500 millones de córdobas, no se va a resolver con una reforma tributaria, con emisión de deuda, ni se va a resolver con un recorte del gasto, va a resolverse una acción concertada de todos los actores que intervienen en esto, de tal manera que la parte de los impuestos tiene que ser apenas un componente en el amortiguamiento de la crisis.

De acuerdo con el doctor Báez, si se realiza una reforma tributaria en estos momentos, Nicaragua va a caer en una trampa, porque una reforma tributaria tiene una tendencia y una lógica, que implican ésta florezca, fructifique, arroje resultados, pero eso no es automáticamente, los resultados después de un proceso legislativo no llegan instantáneamente, o al día siguiente.

Rendimientos paulatinos

De hecho significará un costo político e institucional para este gobierno, si se realiza, al pensar que los rendimientos financieros compensan las pérdidas políticas, sin embargo auguró que antes bien puede haber pérdidas financieras, en tanto que normalmente una reforma tributaria tarda en dar sus primeros frutos.

De tal manera que quizás no se vean frutos en el 2009, cuando mucho quizás al último momento y no puede ser a corto plazo, sino que irá madurando poco a poco, al tiempo que añadió que los subsidios que implican las exoneraciones, sólo van a dar resultados en el tiempo.

Recordó que de aplicarse una reforma tributaria a la carrera, el gobierno puede salir muy golpeado, además que cualquier exoneración debió ser examinada por el Ministerio de Hacienda para saber cuál es el impacto fiscal y hasta ahora no se ha hecho ese cálculo en ningún momento.