•  |
  •  |
  • END

El presidente del Banco Central, Antenor Rosales, insistió en conferencia de prensa, que con el Fondo Monetario Internacional (FMI), Nicaragua sólo tiene que discutir políticas, en torno, por ejemplo, de cómo se va a mantener viable para los próximos 10 ó 20 años el Instituto Nicaragüense de Seguridad Social (INSS), pero agregó que los detalles serán discutidos con distintos sectores del país.

Rosales, quien la semana pasada, junto con una misión de banqueros y de empresarios realizaron una visita al director gerente del FMI, Dominique Strauss Khan en Washington, dio sus declaraciones al contestar preguntas respecto de si hay una imposición del Fondo sobre la sostenibilidad del INSS y respecto de la reforma tributaria.

Reiteró el presidente del Banco Central, que con el FMI “no discutimos los asuntos que son propios de los nicaragüenses, sino con los nicaragüenses y que la única cifra que discutirán con la entidad multilateral está vinculada a la acumulación de las reservas y el déficit, pero que es resultado de “una política” y no de detalles.

El titular del Banco Central añadió que lo que el equipo económico discutirá con el FMI es como garantizar que el INSS mantenga un superávit por los próximos 10 ó 20 años, antes que se produzca un deterioro del mismo, y además cómo hacerlo desde ahorita.

Apuntó que en las discusiones locales, con los sectores, se ha hablado sobre cómo mejorar la posición financiera del INSS y hubo una propuesta de por qué no se elimina al menos una de las indexaciones que fueron establecidas a partir del 2007, por medio de una reforma del artículo 50 de la ley de Seguridad Social a finales del 2006.

Agregó que “se lo dijimos a los sindicalistas, ellos dijeron que no es posible porque eso atenta contra los trabajadores, los empresarios dijeron que no era posible, y el gobierno expresó que las pensiones promedio ni siquiera sobrepasan los 100 dólares, manteniendo la indexación, ¿cómo es posible que se vayan a disminuir?
Está claro que esta propuesta no es viable en estas condiciones, pero hay que seguir planteando las cosas que podemos hacer y ese es el trabajo que vamos a hacer con la próxima visita del FMI.

Propuestas poco viables

Por otra parte expresó que cuando abordaron el asunto de si eliminar o disminuir el techo de las pensiones de mil 500 dólares, “la primera pregunta que le hicimos al INSS era cuántas personas reciben ese beneficio, cuántos millones representan y resulta que son sólo 114 personas, y que no llega ni a dos millones el efecto, evidentemente no tiene ninguna repercusión desde el punto de vista de las cifras”.

En ese sentido es que dijo que tendrán que analizar otras propuestas, para ver cómo tener un presupuesto financiado, garantizar un déficit de 4.2 en el 2009 y 2.7 en el 2010 y dar paulatinamente sostenibilidad al INSS, y eso incluye un plan que se le va a presentar al FMI con la carta de intenciones antes de que finalice el año, pero que lo van a discutir con todos los sectores del país para lograr un consenso.

Añadió que algunas propuestas se centraron en eliminar exoneraciones para garantizar el financiamiento del presupuesto de la nación para el 2010, pero todo ahora tiene que ser revisado, las circunstancias de cuando se aprobó con el FMI el plan trianual en el 2007, eran otras, había crecimiento económico mundial, las exportaciones de Nicaragua aumentaban, ascendían las remesas, se fortalecía el turismo, la inversión privada y una política crediticia flexible.

Todo eso cambió, ahora estamos buscando cómo mantener como mínimo la meta entre cero y medio punto de crecimiento de la economía y no 4.7 que se calculó en el 2007.

Por tanto, es obvio que una propuesta sobre seguridad social no puede ser igual a la que se había hecho en aquel tiempo, tenemos que hacer una nueva invitando a todos a discutirla y añadió que “seguramente en la primera quincena de agosto tendremos al FMI en su visita a Nicaragua y seguiremos trabajando a la espera de obtener en el 2009 los recursos que requerimos Fondo”.