•  |
  •  |
  • END

Más de 18 mil familias del campo han sido beneficiadas a lo largo de 22 años por medio del Programa de Campesino a Campesino (PCaC), que impulsa la Unión Nacional de Agricultores y Ganaderos (UNAG), organización que recientemente realizó un taller dirigido a productores agropecuarios en torno a agroforestería sucesional.

La actividad que se desarrolló en Matagalpa, presentó a los productores el sistema “Silvo pastoril Sucesivo” para que éstos se conviertan en multiplicadores, para llevarlo a otros productores, según comentó, Manuel Morales, coordinador nacional del programa.

“Los conocimientos que estamos transmitiendo van enfocados para que los productores abandonen los sistemas tradicionales a sistemas más sostenibles, tanto en agricultura como en ganadería”, comentó Morales.

El programa busca cómo mejorar materialmente la vida del campesino por medio de la aplicación de recursos técnicos y novedosos que son mostrados a los agricultores para que estos modernicen sus cultivos, obtengan mejores ingresos y protejan el suelo.

El sistema agroforestal sucecional consiste en sembrar variedades de semillas de diferente ciclo de vida en un mismo terreno para aportar la variedad que beneficia a los agricultores y el medio ambiente.

El PCaC trabaja en el sistema sucesivo desde hace tres años, brindando asesoría técnica a productores, sin embargo, el programa labora en Nicaragua hace 22 años y su objetivo es que cada agricultor pase del monocultivo a la diversificación.

Manfred Günkel, asesor técnico de la organización, impartió el taller a los productores reunidos en Matagalpa. Günkel labora hace diez años en Nicaragua con los agrícolas y compara el sistema a los niveles de crecimiento de una montaña.

Una montaña

“Es llenar los patios de diferentes semillas y enseñarle al productor cómo cuidar de cada una de ellas. Esta metodología salió del campo, de las experiencias, y ahora las queremos transmitir”, compartió Günkel, quien agregó que al inicio del programa se tornó difícil su labor, ante la negativa de muchos productores tradicionalistas.

“Algunos nos miraban como locos, por meterle tantos productos, pero ahora que mis chavalos miran el resultado están alegres”, manifestó José Aguilar, productor de Jucuapa, Ocotal, quien en su pequeña parcela siembra guineo, malanga, naranjilla y café.

Aguilar comenta que los créditos de Unag han servido de “empujón” a muchos productores locales para mejorar la economía casera y abastecer al mismo municipio. Estos créditos no cuentan con el grado de exigibilidad que las financieras ofrecen a los productores y presentaron más confianza en los 350 afiliados al PCaC en ese municipio.

El productor comparte que las personas han visto el resultado positivo del PCaC en Ocotal y se afilian al programa, en su mayoría mujeres y jóvenes, estos últimos suman 150 de los cuales 82 reciben carreras técnicas con el apoyo del PCaC.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus