•  |
  •  |
  • END

El sector ganadero de Chontales y Zelaya Central está siendo afectado diariamente con casi 250 mil dólares al verse impedido de colocar sus productos lácteos en El Salvador, país cuyo gobierno canceló, desde el 19 de julio, la renovación de permisos de introducción de este tipo de productos provenientes de Nicaragua, advirtieron dirigentes ganaderos de estas localidades.

La información la dieron directivos de diez plantas acopiadoras y procesadoras de leche que exportan queso y quesillo hacia El Salvador, entre ellos Miguel Ángel Benítez Guevara, de Lácteos Nueva Guinea; Eduardo Adán Aguilar Duarte, de Lácteos Las Mañanas, y Pedro Alfonso Martínez, de La Montaña.

De acuerdo con los quejosos, desde hoy las plantas ya no recibirán leche de parte de sus proveedores, dado que tienen las bodegas llenas de productos lácteos y no los están exportando hacia El Salvador, donde es su mercado natural, lo que afectará a más o menos 20 mil productores e indirectamente a unas 100 mil personas que dependen de esta actividad en las zonas de Zelaya Central y Chontales.

Diariamente las diez plantas acopian alrededor de 700 mil litros de leche y procesan unas 218 mil 750 libras de quesos y quesillos, que no están enviando a El Salvador por estar cortados los permisos de introducción del producto hacia esa nación por parte del Ministerio de Agricultura y Ganadería (MAG) de ese país.

Según los informantes, la cancelación de toda renovación de permisos de exportación está paralizando las exportaciones de queso y quesillos desde el 19 de julio, lo cual paulatinamente les está provocando afectaciones que en los próximos días podrían alcanzar los 247 mil 187 dólares diarios.

Problema continuo

Los acopiadores y procesadores se quejaron que tienen años de estar recurrentemente padeciendo este mismo problema con El Salvador y que las autoridades de Nicaragua --el Ministerio Agropecuario y Forestal (Magfor) y el Ministerio de Fomento, Industria y Comercio (Mific)-- no han logrado resolverlo.

Los exportadores nacionales de queso dicen que las autoridades salvadoreñas argumentan supuestos problemas fitosanitarios para afectar el ingreso a ese país del producto nicaragüense, pese a que las plantas procesadoras han sido certificadas por el Magfor de Nicaragua y una parte por expertos del MAG salvadoreño.

De acuerdo con la decisión salvadoreña, los permisos de exportación se renovarán hasta que todas las plantas procesadoras de Nicaragua que envían lácteos hacia El Salvador hayan sido inspeccionadas y certificadas por las autoridades de ese país y que la última misión de inspección estuvo en abril pasado.

Añadieron que de la carga que aún está entrando a El Salvador por no haber caducado sus permisos, el 50 por ciento está siendo bajada de los camiones para inspeccionarla y que se ha amenazado que lo harán con el 100 por ciento del envío, lo cual a su vez les está afectando, puesto que al ser bajado de los camiones, el producto se contamina.

Los procesadores sostienen que El Salvador tiene derecho de hacer sus controles de calidad, pero que no los está haciendo de manera aleatoria, mediante un muestreo, a como se plantea en los acuerdos de comercio. Las bodegas están llenas porque no podemos sacar los productos, cuyo valor alcanza ya 1.7 millones de dólares, aproximadamente.

Por su parte, el ministro agropecuario y forestal de Nicaragua, Ariel Bucardo, reconoció que saltó de nuevo el problema, pero que están negociando con las autoridades del MAG de El Salvador para superarlo, pero agregó que está ocurriendo lo de siempre, puesto que en las aduanas de ese país se argumentan problemas fitosanitarios para evitar el ingreso del producto nicaragüense, cuya demanda está creciendo.

De acuerdo con el ministro Bucardo, las pérdidas por el momento deben ser mínimas porque el problema recién estalló.