• |
  • |
  • END

Encontrar una salida a la espiral alcista en mercancías de todo tipo es difícil en el corto plazo, debido a que es ocasionada por factores externos, como es el aumento constante en el precio internacional del petróleo, aunque sí es posible algunas medidas fiscales y disminuir el consumo de combustible, explicó el economista Sergio Santamaría.

La población en general se encuentra preocupada, por estar enfrentando alzas en los precios de los productos cada semana, provocando que el poder adquisitivo se deteriore considerablemente, según lo han expresado en diferentes consultas hechas por EL NUEVO DIARIO.

Este mes se espera que se sume un nuevo incremento en las medicinas, como parte del ajuste por el deslizamiento de la moneda a los fármacos importados, que no se aplicó en septiembre del año pasado, afirmó ayer a un medio televisivo Alberto Lacayo, propietario de la Farmacia Managua.

Enrique Picado, representante del Movimiento Comunal de Nicaragua, MCN, se unió ayer al clamor de la población, al señalar que es hora de que el gobierno tome acciones desde el punto de vista social, para evitar que la situación empeore.

Para Sergio Santamaría, director ejecutivo del Centro de Investigación y Asesoría Socio-Económica, Cinase, sólo los países grandes pueden incidir en el precio del petróleo por el lado de la demanda, mientras los pequeños no tienen más que aguantar los elevados precios.

Añadió que mientras Estados Unidos, China, India y otros gigantes no modifiquen el volumen de su demanda, además de los conflictos políticos y militares, el petróleo seguirá con precios altos, y lo único que nos queda a los nicaragüenses es tratar de disminuir al máximo el consumo de combustible.

El economista afirmó que lo que sí cabría es que el Estado juegue un papel importante en la generación eléctrica y que los créditos concesionales que está otorgando Venezuela se utilicen en invertir en la generación de energía renovable.

Desde el punto de vista fiscal, Santamaría insistió en lo que ha recomendado varias veces; la fijación de una banda de precios y disminuir el Impuesto Selectivo de Consumo, ISC, en función de eso.

Explicó que el mecanismo consistiría en que si en un momento el valor internacional del petróleo pasa de un determinado margen, se modifique el impuesto a nivel interno.


Situación insoportable
Por su parte, Enrique Picado, representante del Movimiento Comunal de Nicaragua, MCN, afirmó que el gobierno debe poner orden en casa en materia social, porque el impacto económico está recayendo sobre todo en los más pobres.

Agregó que ya había preocupación por las constantes alzas que el Instituto Nicaragüense de Energía, INE, está aprobando, pero ahora viene el Instituto Nicaragüense de Acueductos y Alcantarillados, INAA, a establecer incrementos en la factura por aguas residuales, lo que significa otra estocada a la población y, sobre todo, a quienes menos tienen.

“Los pobladores organizados no podemos permitir una estocada más en relación al nuevo incremento en el costo del agua, inyectándonos ahora aguas residuales”, expresó.

El dirigente comunal afirmó que todas las semanas se espera “el pencaso de los domingos”, al referirse a los cambios de precios que se aplican ese día para los combustibles y el gas butano.

Dijo que esperan que este año no se continúe con las alzas semanales, porque se puede volver una situación de presión que no se aguanta.

Picado insistió en revisar a profundidad la deuda interna y tocar a quienes de verdad están usurpando bienes del pueblo, así como la eliminación de exoneraciones, para poder ajustar algunos elementos de justicia tributaria, afectando a los grandes productores o la gran empresa.

“Preocupa la situación del gobierno en cuanto a las reglas crudas del mercado libre. Porque se supone que tenemos un gobierno para que asuma con responsabilidad la regulación de factores macroeconómicos, para que no afecten la vida cotidiana de los nicaragüenses”, dijo el dirigente comunal.

Reiteró la importancia de que el gobierno refleje con claridad en el Presupuesto de la República, entre otras cosas, la ayuda de Venezuela, algo que sigue siendo un misterio, manejado desde un nivel que no es el mejor y se necesita reintegrar al país esa generosa cooperación a través de petróleo, insumos y materiales.