• |
  • |
  • END

El diputado Agustín Jarquín considera urgente echar a andar un plan contingente de ahorro de energía, ante la escalada en el precio del petróleo y el impacto que tiene en el país, por la alta dependencia para la generación de energía.

Dicho plan tendría su base legal en la Ley 554, que establece medidas para el uso más racional del combustible, el cual es obligación de las autoridades competentes implementar, y no se han puesto en práctica, explicó.

El plan establecido en la Reforma a Ley 554, de noviembre de 2005, debe mantenerse mientras el precio del barril del petróleo esté arriba de los 50 dólares.

Entre las medidas se establece que el Ministerio de Transporte y las alcaldías, en coordinación con los transportistas y el Consejo Nacional de Transporte y consejos municipales de transporte, implementen un plan de ordenamiento de transporte, reducir el congestionamiento vial, reducir recorridos e itinerarios en horas bajas de demanda.

La Policía Nacional apoyará en el descongestionamiento, en las horas de mayor demanda. Reducción de obstáculos o reductores de velocidad no justificados en todas las carreteras del país.


Turnos de circulación
Las alcaldías deberán regular la circulación del servicio de transporte selectivo, sea por turnos o por días, según las placas sean pares o impares, indicó Jarquín.

El Instituto Nicaragüense de Energía (INE), de acuerdo con la Ley, deberá establecer, mientras dure la crisis, un sistema de control de precios que garantice que los combustibles destinados a la generación de energía y el transporte colectivo sean comercializados dentro del país al precio óptimo, sin afectar la operación de las empresas.

Jarquín informó que ya se comunicó con el Presidente de la Comisión de Energía de la Asamblea Nacional, con el objetivo de que el plan se ponga en práctica, y que además con urgencia se someta a revisión los PPA, con los generadores de energía, porque los actuales contratos son muy altos.

Clima para el diálogo
Para Jarquín, el tema energético debe ser objeto de consenso, y debe incluirse en una eventual agenda de diálogo que el gobierno pretende impulsar, estableciendo condiciones mínimas para propiciarlo.

Resaltó que todos los sectores de la sociedad --empresa privada, religiosos y sociedad civil-- demandan un clima de entendimiento que haga posible la estabilidad económica del país.

El gobierno --indicó Jarquín-- está haciendo todo su esfuerzo para que en lugar de una guerra mediática, las diferencias con la oposición y aun con los medios de comunicación, se aborden en un clima de diálogo.

El encuentro entre el presidente Daniel Ortega el diputado Francisco Aguirre Sacasa, del PLC, a criterio de Jarquín, debe servir de vaso comunicante no sólo para abordar el tema del presupuesto, sino para abrir la posibilidad del diálogo.