•  |
  •  |
  • END

La búsqueda de la formalización de los trabajadores ubicados en el sector informal y la generación de empleo, sería una real solución estructural al problema de la viabilidad del Seguro Social, uno de los temas que está en discusión en las negociaciones que llevan a cabo el gabinete económico del gobierno de Nicaragua y una representación del Fondo Monetario Internacional ( FMI).

El planteamiento lo realizó el economista Mario Arana, quien es también presidente de la Fundación Nicaragüense para el Desarrollo Económico y Social, al ser consultado por EL NUEVO DIARIO. Arana considera que el Seguro Social no es sostenible a mediano plazo y que en poco más de 10 años podría colapsar, si las cosas siguen a como están, con panorama de cotizantes menor que el de los beneficiarios.

Es necesario en ese sentido el incremento de la gente empleada formalmente o la formalización paulatina del sector informal, a fin de que se incremente el número de trabajadores que cotizan al Seguro Social, expresó el economista, para quien el gobierno debe dar énfasis en ese sentido, porque cualquier cosa que vaya en contra de ese objetivo, acrecentaría el problema.

Para el economista, lograr hacer crecer la masa de trabajadores formalmente empleados y por lo tanto que coticen al Seguro Social, requiere tomar medidas correctas, no sólo en lo concerniente a la institución, sino también en materia de políticas macroeconómicas que eleven la inversión nacional y externa y por lo tanto el crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB).

Recordó el Presidente del Funides que en las décadas desde los años 1950 a los años 70, Nicaragua tuvo altas tasas de crecimiento de su economía, las que eran estimadas entre los rangos de seis y siete por ciento, sin embargo desde 1994 al 2008, los porcentajes han estado ubicados entre un 3.2 y un 3.4 por ciento.

Para el presente 2009 se estima que el crecimiento de la economía de Nicaragua se estará ubicando entre -0.5 por ciento y -1 por ciento, lo que es incidido por la crisis económica internacional y por el corte de la cooperación dirigida a apoyar el presupuesto de la nación, lo que se debió a las acusaciones de fraude hechas en contra del gobierno por la oposición en las pasadas elecciones municipales.

Elevar tasas de crecimiento

El economista reconoce que las tasas de crecimiento que tuvo Nicaragua en los últimos años fueron modestas comparadas con la que en ese mismo período tuvieron Panamá, Perú, Costa Rica y China. Para poder elevar la tasa de empleados formales, Nicaragua tiene que retomar nuevamente la senda de la inversión y del crecimiento económico.

“Tenemos que ver cómo adoptar medidas correctivas, desafortunadamente esas disposiciones no son favorables para los retirados, acá y en el mundo entero”, explicó el economista, al tiempo que añadió que hay que hacer cambios de parámetros, aumentando la contribución o reduciendo los beneficios, o impulsando los dos a la vez.

Arana explicó que a la par también se pueden aplicar medidas para apuntalar al Instituto Nicaragüense de Seguridad Social como la del pago de la deuda del gobierno al seguro social, lo que podría amortiguar ese ajuste, por otra parte, la institución tiene que asegurar la rentabilidad de sus inversiones, no asumir riesgos innecesarios y sus normativas deben ser conservadoras.

Sin embargo no descarta que el gobierno tenga que tomar medidas de corto plazo como el asunto de eliminar una de las indexaciones que tienen las pensiones, por deslizamiento o por inflación y asegurar de alguna manera más recaudaciones, pero aseguró que por el lado positivo se ha venido aumentando el número de los asegurados, formalizando a empleados en el sector informal, aunque los esfuerzos aún son pequeños y la recesión puede afectar esa tendencia.