• |
  • |
  • END

Redacción Central

Nicaragua no aplicará ninguna medida restrictiva adicional a la importación de aves y de productos avícolas de República Dominicana, país donde se detectó un brote de influenza aviar tipo H5N2, porque sencillamente no existe comercio de ese tipo con esa isla del Caribe.

La influenza aviar no está presente en el país, y el intercambio comercial de aves y productos avícolas está restringido con los países que han reportado esta enfermedad.

El virus detectado en República Dominicana, de acuerdo con el secretario de Salud de ese país, Bautista Rojas Gómez, y la representante de la Organización Panamericana de la Salud, Rosario Cabrera, es de baja patogenicidad, por lo tanto, tiene poco riesgo para la salud humana y animal.

Asegura que el virus H5N2 es el mismo que se ha identificado en Estados Unidos y Centroamérica, y ha sido eliminado en países como México.

La información la dio a conocer recientemente Mario González, responsable de Vigilancia Epidemiológica del Ministerio Agropecuario y Forestal (Magfor) de Nicaragua. González insistió en que las medidas restrictivas no se aplicarán porque nadie de ese país exporta ese tipo de productos hacia territorio nicaragüense.

De hecho, Nicaragua mantiene el estatus libre de esta enfermedad desde hace más de seis años a través de monitoreos periódicos realizados por el Magfor en las aves de granjas comerciales y de patio.

Los monitoreos son realizados en el marco del Programa Nacional de Sanidad Avícola, el cual también lleva un control de las enfermedades laringotraqueítis infecciosa, enfermedad de Newcastle, Tifosis/Pulorosis y, por supuesto, influenza aviar.

Además, las autoridades sanitarias nicaragüenses tienen como objetivo continuar evitando el ingreso al territorio del virus a través del reforzamiento del Plan de Prevención de Influenza Aviar, en el que participan instancias públicas y privadas que integran la Comisión Técnica Interinstitucional.


Controles reforzados
El Magfor, dentro de las medidas preventivas, mejoró y reforzó los controles en los puestos de cuarentena de ingreso al país. El diagnóstico de laboratorio veterinario está armonizando las pruebas de laboratorios con respecto a influenza aviar, los métodos y los resultados para que sean congruentes con los estándares internacionales.

Por otra parte, el Magfor amplió las técnicas de diagnóstico disponibles para el diagnóstico de la enfermedad. Asimismo, tiene identificado y garantizado el suministro de reactivos y antisueros para la evaluación serológica de influenza aviar.

La avicultura en el país constituye una de las actividades más relevantes para la economía nicaragüense, ya que aporta el 2.5 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB) y el 26 por ciento del Valor Agregado generado por el subsector pecuario.

Hay una producción promedio de 90 millones de libras de carne y 25 millones de docenas de huevo al año, existe una población aviar aproximada a los 11 millones de aves, de los cuales 6.4 son aves de granja y el resto de patio.

La OMS ha advertido que la cepa más destructiva de la gripe aviar es la H5N1, la que podría cambiar a una forma más fácil de transmisión entre humanos, y causar una pandemia. Del 2003 al 2005, por lo menos 112 personas en Asia contrajeron el virus de aves infectadas. Sesenta de ellas murieron.