•  |
  •  |
  • END

La propuesta gubernamental de impulsar una reforma de la Ley de Equidad Fiscal, para conseguir dos mil millones de córdobas para tapar un amplio hueco presupuestario, “no es una imposición del FMI, ni está redactada en piedra, y era de esperarse que eso iba a provocar un tsunami de reacciones”, dijo ayer el vicepresidente de la República, Jaime Morales Carazo.

El vicemandatario expresó que la iniciativa nace por el gran agujero en el rubro de ingresos fiscales que tiene el Presupuesto General de la República y el cual tiene que ser llenado de una u otra forma, a la par que añadió que la propuesta es para concertar, y que eso es positivo porque en otros países no se hace, sino que el Ejecutivo envía directamente los proyectos de ley al parlamento.

Morales Carazo dijo que hay cosas de la propuesta de gobierno que “no las comparto, yo las conocí hasta el día que se le presentó al Cosep, entonces, el titular de Hacienda y Crédito Público, Alberto Guevara, me hizo una exposición después de que el presidente Daniel Ortega me solicitó que presidiera la instalación de la primera reunión.

“Creo que en las circuns-tancias como las que vive el país, se debe tener gran flexibilidad y mucho realismo, porque lejos, a veces de lograr los objetivos que pretende una reforma fiscal, lo que logras es agudizar el desempleo, agudizar una contracción de la demanda y una contracción de la inversión que son cuestiones negativas”.

“Lo que está escrito en la propuesta no está en piedra, algunas cosas están hechas en arena y por lo consiguiente son explicables y razonables las reacciones de todos los que se sienten afectados, yo creo que no hay que gravar los intere-ses de los ahorrantes, más bien hay que estimularlos”, añadió el vicemandatario.

El vicepresidente Morales dijo que a los juegos de azar “cosméticamente se le están incrementando impuestos”, y que lo práctico sería gravarlos sobre los ingresos brutos, que es la di-ferencia entre las apuestas y los premios”. Asimismo, recordó que hay más de 70 mil maquinitas (tragamonedas) que funcionan en el país y que nadie las controla.

Morales Carazo sugirió, además, que paguen el Impuesto de Bienes Inmuebles los propietarios de terrenos costeros, que valen millones de dólares, en tanto que recordó que el lunes próximo será la segunda reunión con el Cosep, sobre la Reforma Tributaria.