•  |
  •  |
  • END

Las autoridades del Ministerio Agropecuario y Forestal, Magfor, incrementaron medidas de carácter fitosanitario para proteger cultivos del país ante una eventual invasión de ratas desde el norte de Costa Rica, sitio en donde esta plaga está causando severos destrozos en los campos.

La información dada por la Dirección General de Protección y Sanidad Agropecuaria, DGPSA, del Magfor destaca que las siembras del Norte y Pacífico Central de la vecina del sur está severamente afectado por este tipo de animales que se come las plantas.

En ese sentido la DGPSA reforzó las medidas de vigilancia fitosanitaria en toda la franja fronteriza del sur oeste del país, previendo el ingreso a Nicaragua de esa plaga de ratas, cuya afectación ha sido publicada por medio de comunicación costarricense, al tiempo que se destacó que las autoridades costarricenses declararon la emergencia fitosanitaria por medio del Decreto 35398.

De acuerdo con la información, las autoridades costarricenses de agricultura y el Ministerio Agropecuario y Forestal en Nicaragua, están haciendo coordinaciones con instituciones públicas, Alcaldías y los Consejos del Poder Ciudadano de los municipios de San Juan del Sur y Cárdenas del Departamento de Rivas, para tomar las medidas sanitarias en contra de la plaga de ratas de campo.

Distribuirán rodenticida

Según la comunicación del Magfor, las autoridades distribuirán en los municipios de Rivas, un total de 500 kilogramos de rodenticida y cuatro mil trampas de golpe, reusables para el monitoreo y control de este mamífero, con el fin de que un mil 800 familias que habitan en la franja fronteriza protejan aproximadamente dos mil hectáreas de cultivos.

Señala que también se distribuirá información a los productores y se les capacitará para reforzar los conocimientos sobre el manejo y control de las ratas en campo, uso de las trampas y manejo seguro del rodenticida.

Señala la información, dada por el Servicio Fitosanitario de Costa Rica, que la población de ratas sobrepasa las tasas normales en las provincias de Guanacaste y Punta Arena, donde han provocado daños a los cultivos de arroz, maíz, pasto, piña y caña de azúcar.