•  |
  •  |
  • END

Nueva York / EFE

El precio del barril de crudo de Texas bajó ayer un dólar y finalizó a menos de 93 dólares, en un ambiente de mayor inquietud en torno al potencial de crecimiento de la economía de EU que podría afectar al nivel de demanda.

Al cierre de la sesión regular en la Bolsa Mercantil de Nueva York (Nymex) los contratos de Petróleo Intermedio de Texas (WTI) para entrega en febrero quedaron a 92.69 dólares el barril (159 litros), después de restar 1.02 dólares al precio anterior.

Los contratos de gasolina para entrega en ese mes bajaron unos cuatro centavos el precio del jueves y finalizaron a 2.3203 dólares el galón (3.78 litros). El precio del petróleo WTI finalizó la semana a menos de 93 dólares, lo que no ocurría desde el 20 de diciembre. Ésta es la tercera sesión consecutiva con una clara tendencia a la baja.

En las últimas cinco sesiones, el barril de este tipo de petróleo se depreció 5.22 dólares o un 5.3 por ciento, y se ha ido alejando del máximo histórico de 100.09 dólares que llegó a tocar en la sesión del pasado día 3.


Expectativas sombrías
Las expectativas cada vez más sombrías sobre la economía estadounidense forman parte de los factores que más han influido en el descenso de precios del crudo y de los combustibles, a pesar incluso de conocerse esta semana que siguen mermando las reservas almacenadas en EU.

El presidente de la Reserva Federal (Fed) de EU, Ben Bernanke, afirmó el jueves que la perspectiva sobre la actividad real de la economía en 2008 “ha empeorado” y que la entidad estaba lista para aplicar las “acciones sustantivas adicionales que se necesiten para apoyar el crecimiento”.

Datos recientes indicaron que se deterioró con fuerza el mercado laboral en el mes de diciembre, que los estadounidenses están restringiendo el consumo y que la actividad en sectores como el manufacturero bajó de forma notable.

Ese panorama acentuó la impresión de que la economía de EU podría encaminarse en próximos meses hacia una recesión, lo que reduciría la demanda de crudo y de combustibles, en tanto que el tono sombrío de la economía hace prever que la Reserva rebaje aún más los tipos de interés durante este año, lo que tiende a debilitar al dólar en los mercados de divisas.

Sin embargo, esa posibilidad no frenó el declive en los precios del crudo, al contrario de lo que ocurrido en meses recientes. El abaratamiento del petróleo WTI ocurre incluso después de conocerse que las reservas en EU bajaron en la pasada semana mucho más de lo esperado y por octava semana consecutiva.

Las existencias de petróleo bajaron en 6.8 millones de barriles y el total, de 282.8 millones, es un diez por ciento inferior al volumen del pasado año en la misma época.