•  |
  •  |
  • END

La decisión gubernamental de renegociar la deuda de los Cenis “es cometer el mismo hecho delictivo que la CGR le atribuyó al Consejo Directivo del BCN, del cual fue miembro Eduardo Montealegre”, dijo ayer el economista independiente Adolfo Acevedo.

A través de una declaración escrita, el economista dijo que la salida es que se pronuncie a fondo la Corte Suprema de Justicia sobre el recurso de amparo interpuesto por el BCN contra la denuncia de nulidad de la emisión de los Cenis, hecha por la Contraloría.

Advirtió que si la resolución de la máxima instancia judicial del país es emitida apegada a derecho, “no podrá ser otra que establecer que la emisión de los Cenis no tuvo base legal, y por tanto, los mismos carecen de cualquier valor legal”.

Acevedo dijo que hay que delimitar, separar y desconocer totalmente la parte de dicha deuda que es resultado de actos de fraude y, por tanto, lo que ya se haya pagado tendría que ser recuperado por el Estado.

Hasta ahora --dice el especialista-- la evidencia indica que la mayor parte de los Cenis no está respaldando depósitos del público, sino que es el resultado de una reclasificación ilegal de la cartera de los bancos liquidados.

Además, propone el economista, la necesidad de solicitar a la Asamblea Nacional el reconocimiento, como deuda pública, de la parte remanente de la actual deuda de los Cenis, es decir, de aquella fracción de dicha deuda que sí está respaldando depósitos del público, si no ha sido pagada ya.

“La razón de que propongamos reconocer esta parte, como deuda pública, es sencillamente el hecho de que estos depósitos de la población no pueden ser simplemente dejados sin ningún respaldo”, dijo el especialista.

El único respaldo verdadero que tienen los depósitos del público en los bancos está constituido por la calidad de los préstamos que hacen los bancos con el dinero de los depositantes.

Cuando los préstamos del Interbank al “Grupo Centeno” por un monto de US$ 77 millones resultaron ser irrecuperables, esto significó que el dinero de los depositantes que se usó para conceder esos préstamos, se quedó sin ningún respaldo.

Para que los ahorrantes no pierdan sus ahorros, por un monto semejante, hay que reconocer, mediante una nueva emisión legal de deuda, estrictamente aquella parte del monto de la emisión de Cenis que, como en este caso, sí está respaldando depósitos, sostiene el economista.

Sin embargo, dicho reconocimiento de esta parte como deuda pública se haría en el claro entendido de que esta nueva emisión de deuda pública sería aprobada por la Asamblea Nacional y se pagaría en un plazo de 30 años y a una tasa de interés equivalente a la internacional.