•  |
  •  |
  • END

Las economías latinoamericanas se están levantando después de la crisis económica mundial, a raíz de la caída de bienes y servicios en el mercado norteamericano, aseveró el ex ministro de Hacienda, Mario Arana, sin embargo en Nicaragua, la recuperación se irá dando, pero será a paso lento, sostuvo el director de la Fundación Nicaragüense para el Desarrollo Económico y Social, Funides.

Arana dijo que este rezago tendrá un impacto eventualmente positivo en América Latina, ya que cuando el mercado estadounidense se recupere, nuestro país podrá ampliar las exportaciones para satisfacer esas demandas.

“Para mientras se da esa recuperación gradual nos toca compensar, vía estímulo, la inversión nacional, privada y extranjera, garantizando así el crecimiento económico del país, para que el próximo año sea mejor que éste, que no ha sido positivo”, expresó el director de Funides.

Agregó que “el gobierno estima que la caída de la economía será del 1% de Producto Interno Bruto, PIB, mientras que otros economistas estiman que el decrecimiento será del 2% PIB, que es la posición que se acerca al Funides.”

Arana afirmó que el año próximo todavía no luce como un año de crecimiento positivo, pero se podría recuperar con un dinamismo mayor en la inversión pública y en el gasto público, especialmente en la inversión nacional, privada y extranjera.

Exportación se recuperará

El ex ministro de Hacienda, comentó que sí habrá una recuperación en las exportaciones, lo cual será un factor positivo en el crecimiento económico del país.

Indicó que este año hubo una caída en las exportaciones de cien millones de córdobas, a esto se suma la disminución del apoyo externo que fue aproximadamente de 300 millones de córdobas, de enero a junio de este año.

Asimismo dijo que es importante garantizar la recuperación de flujos de recursos externos de parte del Banco Mundial, el Fondo Monetario Internacional, el Banco Interamericano de Desarrollo, y la Unión Europea, lo cual debe ser una prioridad de primer orden para el gobierno, a fin de garantizar la estabilidad macroeconómica del país.