• |
  • |
  • END

Tras la aprobación en la Asamblea Nacional del tercer ajuste al Presupuesto General de la República, representantes del sector agropecuario reiteraron la preocupación y rechazo a una medida que causará gran daño al gremio productivo del país.

Para Manuel Álvarez, Presidente de la Unión de Productores Agropecuarios de Nicaragua, Upanic, la disminución de recursos destinados a las instituciones encargadas de promover la actividad productiva en la agricultura y ganadería, representa un golpe al bolsillo de todos los nicaragüenses, ya que el gobierno está dejando desprotegido el sector que más aporta al Producto Interno Bruto, PIB, nacional.

El economista René Vallecillo, coincidió con Álvarez al afirmar que el gremio agropecuario es el más afectado con los recortes, al referirse a la disminución de 188 millones de córdobas al Ministerio Agropecuario y Forestal, Magfor, así como 50 millones de córdobas menos para el Banco Produzcamos que aún no ha iniciado funciones.

“El sector agropecuario necesita disponibilidad de recursos, no que se le quite porque ya los productores han expresado que la cosecha de postrera está perdida, por lo que la única esperanza es la de apante, pero si no existe el capital requerido para invertir es probable que también esta cosecha se vea golpeada”, indicó Vallecillo.

El experto manifestó que el sector agropecuario amerita financiamiento inmediato para impulsar los diferentes programas de desarrollo, que ahora se ven amenazados con el recorte presupuestario.

“Sin duda alguna, la reducción de recursos en el Magfor preocupa mucho a los productores, porque se están preguntando cómo se van a llevar a cabo las políticas económicas enfocadas en el crecimiento del sector agropecuario”, apuntó.

Aumentarán precios

Vallecillo hizo especial énfasis en que estas disminuciones en las partidas presupuestarias de las instituciones que deben funcionar como un apoyo a los sectores productivos del país, son decisiones no consensuadas y sin pensar en las consecuencias que pueden tener para el consumidor final, ya que al acrecentarse los costos de producción como respuesta a la falta de recursos, es muy probable un aumento en los precios de los productos.

“Es lamentable ver que las decisiones y conveniencias políticas prevalecieron sobre la economía nacional, porque los recursos se están sacando principalmente del sector agropecuario y no de otras instituciones que no influyen directamente en el funcionamiento de los gremios de mayor relevancia para la sostenibilidad económica”, sostuvo.

Por su parte, Solón Guerrero, Presidente de la Federación de Ganaderos de Nicaragua, Faganic, expresó que las asociaciones de dicho gremio, rechazan completamente la reducción de 50 millones de córdobas al recién conformado Banco Produzcamos, ya que desestimula la actividad agrícola y ganadera.

“De por sí este banco iba a empezar con un capital semilla de trabajo que no cubría la verdadera demanda de los productores, como son los tres mil 600 millones de córdobas de arranque anunciados por la directiva, ahora con 50 millones menos la capacidad de cobertura se ve disminuida, lo que significa muchos campesinos sin acceso a financiamiento”, destacó.

Según Guerrero, las autoridades gubernamentales no le están prestando la importancia que se merece a este sector, al restarle oportunidades de expansión.

“Parece que el gobierno no se da cuenta que Nicaragua es un país de economía agropecuaria, además de representar el principal rubro de exportación, por lo que los productores tenemos necesidades de liquidez, inversión y apoyo estatal para poder cubrir gastos de asistencia técnica, capacitación e introducción de tecnologías para alcanzar un desarrollo productivo eficiente”.

Por el lado del sector empresarial, José Adán Aguerri, Presidente del Consejo Superior de la Empresa Privada, Cosep, agregó que los recortes en los presupuestos de las instituciones van a afectar el dinamismo de la economía nacional, ante la posible contracción de la actividad productiva.