•   NUEVA YORK  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Los precios del petróleo subieron por séptima sesión consecutiva este viernes en Nueva York, con el barril de referencia ganando 95 centavos a 78.53 dólares, sostenidos por el avance de la producción industrial en Estados Unidos y nuevas tensiones en Nigeria.

En el New York Mercantile Exchange (Nymex), el barril de “light sweet crude” (denominación del West Texas Intermediate en Estados Unidos) para entrega en noviembre cerró a 78.53 dólares, un alza de 95 centavos respecto al cierre del jueves y su nivel más elevado desde octubre de 2008.

En Londres, el barril de Brent del Mar del Norte cerró a 76.99 dólares con una ganancia de 76 centavos. El crudo acumuló así siete sesiones consecutivas en alza en Nueva York, en las cuales ha ganado 9 dólares o 13%.

“El principal factor que orienta el mercado son las previsiones económicas”, dijo Jason Schenker, de Prestige Economics. “Las cifras de la producción industrial condujo los precios hacia arriba”.

La producción industrial de Estados Unidos avanzó en septiembre por tercer mes consecutivo, bastante más que lo previsto, lo que eleva las previsiones sobre un alza de la demanda de crudo en el país.

“Otro factor importante es el fuerte movimiento de los precios de ayer (jueves) en razón de la sorpresiva estadística sobre las reservas” de gasolina en Estados Unidos, dijo Schenker. El barril subió tras conocerse que las existencias de petróleo estadounidenses, en particular las de gasolina, habían bajado inesperadamente la última semana.

Otro elemento que ayudó a sostener los precios fue el Movimiento por la Emancipación del delta del Níger (Mend), principal grupo armado del sur de Nigeria, que anunció el fin de un alto el fuego de 90 días. El grupo se caracteriza por atacar las instalaciones petroleras en la zona, ya sean nigerianas o extranjeras.

“Las actividades del Mend afectaron fuertemente la producción petrolera de Nigeria en el pasado y la incapacidad del gobierno para solucionar el problema durante el alto el fuego dejó a la infraestructura muy vulnerable”, estimaron analistas de Barclays Capital.