•  |
  •  |
  • END

En los últimos ocho años, y a lo largo de dos distintas administraciones gubernamentales, la distribución del ingreso en la población de Nicaragua prácticamente se mantuvo estancado, es decir que no mejoró, muestra una encuesta realizada hace poco más de dos años por el Banco Central de Nicaragua.

La encuesta fue realizada entre seis mil 535 hogares nicaragüenses en las ciudades cabeceras del país, incluyendo Managua, tiene un margen de error del cinco por ciento, un nivel de credibilidad del 95 por ciento y fue presentada por la institución rectora de la política monetaria del país.

La medición fue realizada en los rubros de alimentos y bebidas no alcohólicas, bebidas alcohólicas, tabaco y estupefacientes, prendas de vestir y calzado, alojamiento, agua, electricidad, gas y otros combustibles, además de muebles y artículos para el hogar, salud, transporte, comunicaciones, educación, recreación y cultura, restaurantes y bienes y servicios.

Los resultados de la encuesta que fueron presentados por el gerente general del Banco Central, José de Jesús Rojas, revela que realmente el ingreso se mantuvo concentrado aproximadamente en un 54 por ciento en el 20 por ciento de la población de más altas entradas monetarias, o sea el sector más rico del país.

De hecho el 20 por ciento más pobre de la población, se mantuvo en su mismo nivel, obteniendo aproximadamente un cinco por ciento del ingreso total.

Menor gasto en alimentos y en vestuario

De acuerdo con Rojas, la encuesta mide los cambios en la estructura de consumo, a la cual se le incorporaron el incremento en los precios del petróleo.

Según la encuesta, entre el gasto de los nicaragüenses está en primer lugar el de alimentos y bebidas, pero entre los resultados de la encuesta realizada entre los años 1998-99 y 2006-2007, se revela que hubo una disminución en las compras de este sector, de un 29.6 por ciento del gasto total a un 25.5 por ciento.

De acuerdo con la medición realizada por el Banco Central, incrementó el gasto en el transporte y la energía eléctrica, bajó el gasto en el vestuario e influenciado por las corrientes modernas, se dio más gasto en aparatos eléctricos y en cambios tecnológicos.