•  |
  •  |
  • END

El Consejo Superior de la Empresa Privada y la Unión de Productores Agropecuarios, una de sus cámaras, enfáticamente rechazaron nuevamente el proyecto de Ley de Concertación Tributaria enviada por el gobierno a la Asamblea Nacional, aunque saludaron que el FMI haya completado recientemente la “segunda y tercera revisión” del programa económico y financiero de Nicaragua.

La decisión del FMI y el compromiso asumido por el Gobierno debe permitir a los nicaragüenses como Nación, dedicar tiempo y esfuerzos para que esta buena noticia se articule con un clima político y económico que promueva estabilidad del empleo y la sostenibilidad de las empresas en estos momentos de crisis económica mundial.

Añaden que resulta imprescindible que la propuesta de ley de Reforma Tributaria impulsada por el Gobierno, tenga “el más amplio consenso y sea alcanzado”, a fin de permitir que se cumpla con las exigencias macroeconómicas y que no se afecte el clima de negocios indispensable para promover la inversión nacional y extranjera.

En ese sentido reiteran que la propuesta de “Ley de Concertación Tributaria” enviada al Parlamento ante Asamblea Nacional no es aceptable, puesto que pretende un cambio profundo en el sistema tributario nacional que promovería la inequidad fiscal, impondría mayor regresividad al sistema tributario, promovería el mercado informal, desestimularía la producción y las inversiones, deterioraría el salario real de los trabajadores, aumentaría el desempleo, provocaría mayor inflación y daría más discrecionalidad a la administración tributaria.

El presidente del Cosep, José Adán Aguerri, dijo que la reducción a la mitad de la meta recaudatoria que se tenía propuesta el gobierno con el proyecto de Reforma Tributaria, es un paso hacia la estabilidad macroeconómica, pero faltan “muchos pasos más”.

Recordó que el Cosep había planteado que lo que se tenía que recaudar era una cantidad entre los 50 y 60 millones de dólares, pero nunca las sumas que el gobierno dijo en primera instancia, cuando habló de más de 200 millones de dólares, después de más de 100, recordando que la economía nicaragüense no está para recibir tanta carga.

Formalizar más la economía

Reiteró que lo importante para mejorar la recolección de impuestos, es formalizar más la economía nacional y ampliar la base recaudatoria para proteger, al tiempo que dijo, en referencia al aporte adicional del uno por ciento al INSS, que el empresariado no puede estar cargando con más impuestos y que no está dispuesto a que se pierdan más empleos en el sector privado.

Por otra parte demandó que haya una sola negociación del salario mínimo en el año y además dijo que en ese caso tiene que haber una compensación, un balance entre lo que es el salario y el tema del aporte adicional del uno por ciento al Seguro Social, recordando que eso será cargado a las empresas que están formalizadas, al igual que otros incrementos contenidos en la iniciativa de Reforma Tributaria.