•  |
  •  |
  • END

Las exigencias que está imponiendo Venezuela a los exportadores de carne nicaragüense son excesivas, ya que ningún otro comprador las impone, lo que hace presumir que todo es parte de presiones de competidores del país suramericano, por lo cual, representantes del sector ganadero consideran que la única forma de resolverlo es al más alto nivel; con la intervención del presidente Daniel Ortega.

Desde hace varias semanas representantes de los mataderos y del sector ganadero se vienen quejando de una nueva normativa que Venezuela estableció para la introducción de carne nicaragüense, que incluye el que los contenedores sean tipo A y que el nivel de congelamiento sea mayor.

José Daniel Núñez, gerente general del Matadero Nuevo Carnic, dijo que los contenedores tipo A, que son los que tienen no más de dos años de fabricados, no vienen a Centroamérica, pero los venezolanos exigen que se utilicen en la carne que se les envía a ellos.

Explicó que Nicaragua exporta carne a Estados Unidos, Japón, Taiwan y Puerto Rico con contenedores tipo B, sin que hasta el momento se haya recibido alguna queja o se haya parado algún cargamento.

Otro problema mencionado por el gerente general del Nuevo Carnic es la temperatura, que en vez de los menos 8 grados, los venezolanos quieren que se les envíe a menos 18 grados, lo que rebasaría la capacidad de refrigeración del sector cárnico.

“Sólo el tema de la refrigeración reduciría nuestra capacidad de congelamiento a la mitad y se tendría que bajar el volumen de embarque en la misma proporción, lo que afectaría a todos los mataderos”, explicó Núñez.

Recordó que cuando se iban a iniciar las exportaciones de carne a Venezuela, las autoridades del país suramericano habían planteado las mismas exigencias, pero posteriormente fueron superadas y que no entiende por qué ahora vuelven con lo mismo.

Añadió que hasta la fecha, entre todos los mataderos, han enviado a Venezuela 19 mil contenedores de carne, sin que hayan enfrentado problemas ni por calidad ni por el tipo de transporte.

Sólo Ortega lo destraba

Por su parte, Daniel Núñez, padre, quien es fiscal de la Comisión Nacional Ganadera, Conagan, dijo que se tratan de barreras impuestas desde Venezuela, debido a intereses creados de algunos grupos del país suramericano.

Dijo que han hablado con el embajador venezolano y que están haciendo gestiones, pero que es el presidente Ortega el que puede resolverlo.

El fiscal de Conagan afirmó que los industriales de la carne están alarmados, porque si eso se mantiene, ya tienen programada la matanza hasta febrero y a partir de entonces tendrán que reducirla hasta en un 40 por ciento.

Además, dijo que se reduciría el precio al ganadero, porque los venezolanos están pagando un valor preferencial que se le traslada al productor.

El sector cárnico exportó hasta el mes de noviembre 212.8 millones de dólares a los diferentes mercados y de este monto cerca de un 20 por ciento corresponde a lo que compra Venezuela. El año pasado el porcentaje vendido al país suramericano fue de entre el 5 y 7 por ciento del total.