•  |
  •  |
  • END

Los turistas que entran al país por la vía aérea totalizarán al cierre de 2009 un poco más de medio millón, pues sólo en diciembre se contabilizan más de 50 mil viajeros, según las estadísticas de la Empresa Administradora de Aeropuertos Internacionales (EAAI).

La tendencia de arribos se mantendrá igual que un año atrás, según indicó a EL NUEVO DIARIO Orlando Castillo, Gerente General de la EAAI.

Para Castillo, ese resultado es bueno, “porque de enero a agosto se venía observando una tendencia negativa. Había menos entradas por la crisis internacional, pero a partir de septiembre el movimiento mejoró, y por eso concluiremos el año con las mismas cifras de 2008”, explicó.

Las entradas descritas implicarán para Nicaragua divisas por el orden de los 2.5 millones de dólares sólo en concepto de la tarjeta turística.

Sin embargo, en términos de gasto diario en el territorio, significará, en promedio, un total de 38.9 millones de dólares, teniendo en cuenta que el visitante gasta 77.9 dólares por día, de acuerdo con cifras recientes del Banco Central de Nicaragua, BCN.

Optimistas en 2010

Castillo indicó que, así como va la tendencia, prevén un 2010 positivo. “El crecimiento estimado para el próximo año es del 4 al 5 por ciento, porque aún se tendrá que sortear con la crisis”, planteó.

De acuerdo con el funcionario, seis años atrás el crecimiento de entradas internacionales alcanzaba hasta el 7.5 por ciento. “Pero tenemos que ser conservadores con las cifras (ya que el contexto ha cambiado)”, refirió.

Los turistas que mayormente visitan Nicaragua por la vía aérea, son nacionales radicados en países como Estados Unidos, de modo que el motivo de su visita es para vacacionar y visitar a familiares.

“Aunque también nos viene mucho europeo y centroamericano; hay de todo un poco”, destacó Castillo.

El BCN reveló, además, que el turista que arriba al territorio por la vía aérea, gasta más en alojamiento. Y en menor medida destina dinero para servicios de restaurantes, transporte, recreación y compra de artesanías.

Entre tanto, el turista que llega por la vía terrestre, destina más dinero en servicios de restaurantes, y en menor medida lo hace en alojamiento, transporte y compras, según el BCN.