•  |
  •  |
  • END

Los problemas a que se enfrentan los productores de frijol por la falta de lluvias en algunas zonas del país, podrían reducirse con una nueva variedad del grano que desarrolló el Instituto Nicaragüense de Tecnología Agropecuaria, INTA, con el apoyo de la Misión Técnica de China-Taiwan.

La nueva oferta tecnológica fue presentada en días pasados en Masatepe. Se trata de la nueva variedad de semilla mejorada de frijol “INTA San-Sequía”.

La variedad tiene la particularidad de que se puede sembrar en ambientes marginales donde predominan las altas temperaturas, mayor radiación y baja e irregular precipitación pluvial. Es resistente a los problemas derivados de estos ambientes donde no han prosperado otras variedades, explicaron los técnicos.

La producción de semilla que actualmente ejecuta la Misión Técnica de Taiwan, a cargo del ingeniero Francisco Wang, es uno de los programas de prioridad estratégica de la entidad, encaminado al cultivo de alimentos en pro del desarrollo de la agricultura de Nicaragua.

Uno de los objetivos del programa es apoyar en coordinación con el INTA, la generación de nuevas variedades que sean resistentes a las condiciones ambientales que se viven actualmente, que ayuden a corregir las deficiencias productivas de los agricultores y mejorar el aspecto nutricional de la población consumidora, explica una nota de prensa de la Misión Técnica de Taiwan.

La Misión Técnica de Taiwan, desde hace varios años, ha venido realizando acciones de esta naturaleza en el municipio de Masatepe. Hasta el momento ha apoyado la siembra de 259 manzanas de frijol, que ha generado una producción de 5,700 quintales, proveyendo recursos financieros de hasta 96,500 dólares.

Un esfuerzo para incrementar producción

“Se trata de un esfuerzo técnico y financiero que brinda el gobierno de Taiwan a Nicaragua. Están encaminados a incrementar la producción de este producto vital en la dieta de la población”, señala la comunicación.

La Misión Técnica de Taiwan desde 2006 a 2008 dedicó su apoyo a la producción de semilla certificada en conjunto con la cooperativa Caprosec, que sembró 234.5 manzanas, invirtiendo 86 mil dólares, tanto en capital de trabajo como en inversión para la compra de maquinarias y equipos.

En 2008 se estableció en coordinación con el INTA un proyecto para la producción de 25 manzanas de semillas de frijol, proyecto que puso a disposición de los productores la cantidad de 527,750 quintales.

Los rendimientos por manzana han pasado de ocho a doce quintales, incrementando la producción en un 50 por ciento. Como consecuencia, la producción nacional ha pasado de cuatro millones de quintales a cuatro millones y medio.

El valor de las exportaciones de frijol ha pasado de 27.6 millones de dólares en 2005 a 81.9 millones de dólares en 2008. En términos relativos, la producción creció en un 197 por ciento.