•  |
  •  |
  • END

La creación de piezas exclusivas con finos acabados y alta calidad en diseño, fue la tarea que emprendieron 995 artesanos centroamericanos, entre ellos 140 nicaragüenses, para lograr conquistar el gusto y demanda del mercado europeo y norteamericano, y de esa manera mejorar sus ingresos, la calidad de sus productos y su nivel de vida.

Estos artesanos fueron beneficiarios del proyecto Integración de Microproductores en las Cadenas Internacionales de Valor, financiado por BID/Fomin con un monto de 1.2 millones de dólares, el cual se llevó a cabo bajo la unidad ejecutora de la Asociación de Productores y Exportadores de Nicaragua APEN, con un modelo que articuló a  los microproductores a  casas exportadoras como  Casa Quetzal  en Guatemala,  Empresa Atuto de Honduras  y   Oyanca en  Nicaragua.

“En Nicaragua se beneficiaron a 140 microproductores artesanales y el 91 por ciento de ellos mejoraron su nivel de vida, incrementando sus ingresos anuales hasta en un 30 por ciento”, en Guatemala se trabajó con 465 artesanos, de los cuales el 83 por ciento mejoró su nivel de vida y en Honduras se benefició a 390 artesanos donde un 94 por ciento incrementó los ingresos por la venta de sus productos” explicó Azucena Castillo, Gerente General de APEN.

Según Castillo, el objetivo del proyecto consistía en lograr un encadenamiento productivo de mayor valor para las diferentes creaciones de los artesanos, que les permitiera llegar a mercados mundiales altamente exigentes.

Aprovechan oportunidades

La mayoría de estos artesanos—a juicio de Castillo—aprovecharon las oportunidades de exportación a través de aplicaciones de tecnología, diseño y buenas prácticas y esto los llevó a exponer sus trabajos en los mercados internacionales. La funcionaria destacó que las pymes es un sector por el que hay que apostar en la región, por su generación de empleo, cinco personas por cada pyme y su naturaleza familiar.

El proyecto involucró el mejoramiento de los procesos productivos y de los productos; la relación entre las cadenas y la sostenibilidad de las acciones realizadas, además el mejoramiento del producto se enfocó en la creación de diseños nuevos y para eso se contó con la colaboración de diseñadores internacionales.

“Los artesanos recibieron asistencia técnica para mejorar su forma de trabajar y desarrollar otras piezas con mejor acabado. Generalmente los asesores fueron diseñadores con mucha experiencia en trabajo de artesanos a nivel de Latinoamérica”, indicó Castillo.

Todos los artesanos beneficiarios mejoraron su competitividad y productividad. “Los guatemaltecos incrementaron en 115 por ciento su productividad, los hondureños en 181 por ciento y los nicaragüenses en un 66 por ciento”, explicó Omar Aguilar, coordinador técnico del proyecto.

Con este proyecto elaboraron 212 colecciones que, a través de las diferentes empresas, fueron expuestos en ferias como la New York International Gift Fair, Atlanta International Home Furnishing Fair, Expo Mueble y Expo APEN. Este próximo 14 de enero se estará ofreciendo en el Hotel de Metrocentro una exposición de los resultados y de las piezas artesanales que fueron expuestas en Nueva York y estarán a la orden del público.