•  |
  •  |
  • END

Con el decreto 95-009 en el que el presidente Ortega mandató el incremento del uno por ciento del aporte patronal al Instituto Nicaragüense de Seguridad Social, INSS, se elevarán los costos de operación de las empresas del país, que buscarán la manera de reducir sus nóminas de empleados, poniendo en riesgo los puestos de trabajos de miles de ciudadanos.

Dean García, Presidente de la Asociación Nicaragüense de la Industria Textil y Confección, Anitec, informó a EL NUEVO DIARIO que sólo en el caso de las zonas francas, el aumento de la contribución patronal representa una merma de más de 50 mil dólares al año para cada empresa.

El representante de Anitec explicó que una empresa promedio de la industria textil que cuenta con aproximadamente dos mil trabajadores y una planilla de 100 mil dólares a la semana, estaría depositando a la institución de seguridad social un total de 52 mil dólares al año en concepto de aporte patronal.

“Si multiplicamos estos 52 mil dólares por cada una de las 130 empresas que conforman el sector textil y confección, nos damos cuenta que es mucho dinero el que realmente estaremos dejando en el INSS”, señaló el funcionario.

García añadió que este decreto involucra una gran masa de recursos que las zonas francas dejarán de reinvertir en sus instalaciones y en la misma promoción del empleo. Esa suma, de acuerdo con García, implicaría 6 millones 760 mil dólares anuales para la seguridad social por parte de las empresas de zonas francas.

Sin embargo, reconoció que la medida es de vital importancia para el fortalecimiento financiero que el INSS requiere con miras a alcanzar la sostenibilidad a mediano y largo plazo, además de ser uno de los compromisos que el gobierno de Nicaragua estableció con el Fondo Monetario Internacional, FMI, como parte de la carta de intención firmada en noviembre pasado.

Medida de acuerdo con FMI

“Entendemos que esta era una exigencia que tenía el FMI para iniciar la labor de un estudio actuario del INSS, es decir, que no es que nosotros estemos objetando la decisión, pero estamos viendo la forma de cómo el sector pueda asimilarla y ver de qué manera podemos hacer que el INSS se vuelva una entidad autosostenible para que estas situaciones no vuelvan a pasar en el futuro”, indicó García.

Por su parte, José Adán Aguerri, Presidente del Consejo Superior de la Empresa Privada, Cosep, coincidió con García al apuntar que las afectaciones que el incremento al aporte patronal tendrá en el sector textil serán importantes.

“Las empresas con un gran número de trabajadores son las que resultarán más afectadas. En el caso de las zonas francas, recordemos que trabajan con contratos definidos, donde no se pueden mover los precios y va a ser una situación en donde estas empresas van a tener que asumir de alguna manera este incremento, sin poder trasladarlo a sus socios vía negociación”, destacó Aguerri.