•  |
  •  |
  • END

Obama limita al sector financiero
WASHINGTON, EU / AFP
El presidente Barack Obama anunció este jueves un plan para limitar el tamaño y las actividades de los bancos estadounidenses y de las empresas financieras, en un intento por combatir los excesos corporativos y la toma de riesgo desmesurado, que inmediatamente provocó una caída en Wall Street.

“Nunca más los contribuyentes estadounidenses serán rehenes de un banco que sea demasiado grande como para dar quiebra”, prometió Obama, junto al ex presidente de la Reserva Federal Paul Volcker, quien luchó por restaurar las reglas adoptadas durante la Gran Depresión, que separaban las operaciones de comercio bancario de las de inversión, dejadas luego de lado por años de desregulación financiera.

“Aunque el sistema financiero es ahora mucho más sólido que hace un año, sigue operando exactamente bajo las mismas reglas que lo llevaron al borde del colapso”, dijo Obama.

“Mi decisión de reformar el sistema se ve fortalecida cuando veo un retorno a las viejas prácticas y a algunas de esas empresas oponerse a la reforma”, agregó el mandatario. El plan, que se suma a otras iniciativas en tal sentido de la Casa Blanca, debe obtener la aprobación del Congreso.

Prohíben a bancos EU contabilizar riesgos fuera de balances
WASHINGTON, EU / AFP
Los reguladores bancarios estadounidenses anunciaron este jueves que los bancos no podrán ya contabilizar riesgos fuera de sus balances a partir del 15 de noviembre, debiendo reforzar su solidez financiera.

Esta medida está detallada en una “regla final” publicada este jueves por la Reserva Federal (Fed), la Compañía federal de seguros sobre depósitos bancarios (FDIC) y el departamento del Tesoro a partir de recomendaciones hechas en septiembre por la FASB, organismo de armonización de disposiciones contables en Estados Unidos.

El recurso a los “vehículos especiales” fuera de balance, permitió a los bancos sacar de su contabilidad los activos riesgosos que son luego consolidados muy parcialmente en sus cuentas.

Al forzar a los bancos a incluir esos activos en su balance consolidado, los reguladores los obligarán automáticamente a incrementar sus recursos propios para respaldar esos riesgos, respetando la proporción reglamentaria de capitales, fortaleciendo su solidez financiera.