elnuevodiario.com.ni
  •   WASHINGTON  |
  •  |
  •  |
  • AFP

La recuperación económica de Estados Unidos se reforzó en el cuarto trimestre con una tasa de crecimiento mayor a la prevista, lo que le permitió modificar la tendencia a fines de un año que comenzó catastróficamente, según cifras oficiales publicadas hoy.

El Producto Interno Bruto, PIB, progresó durante el otoño boreal 5,7% en ritmo anual con respecto a los tres meses anteriores, según la primera estimación del Departamento de Comercio en Washington. El vigor del crecimiento en otoño, sin embargo, fue apoyado de manera artificial por el lento uso de las existencias de las empresas, que garantizó cerca de 60% de la progresión del PIB -3,39 puntos porcentuales-.

Indicador de la demanda, las ventas finales sólo aumentaron 2,2% en ritmo anual, lo que marca una mejora notable con respecto del alza del trimestre anterior (1,5%), pero tiende a confirmar un escenario generalmente previsto acerca de un crecimiento lento para la primera economía mundial en 2010.

"El PIB ciertamente no es tan fuerte como parece", manifestó Scott Brown, economista jefe de Raymond James & Associates, excluyendo la posibilidad de una recuperación dinámica. Según Augustine Fauchier, de Moody's Economy.com, "el crecimiento se va a debilitar en la primera mitad del año 2010, antes de acelerarse en el segundo semestre y en el año siguiente". La tasa de crecimiento del otoño boreal pasado es la más elevada en Estados Unidos desde el verano de 2003 y está muy por encima de lo que esperaban los analistas, que preveían un alza del PIB de 4,7%, según el consenso promedio. Pero es fuertemente susceptible de que sea revisada a la baja en los próximos meses.

El crecimiento de los últimos tres meses del año muestra el camino recorrido por la primera economía mundial con respecto al primer trimestre: el PIB, entonces en caída libre, se hundía 6,4% en el peor momento de la mayor recesión que vivió Estados Unidos en más de medio siglo. Como testimonio de la amplia crisis atravesada por el país, el PIB estadounidense cayó 2,4% en el conjunto de 2009. Es el mayor retroceso registrado desde 1946.

Saludando el impulso del cuarto trimestre como "la noticia más positiva hasta ahora sobre la economía", la Casa Blanca recordó que hay mucho que hacer para que el crecimiento se acompañe de una recuperación duradera del empleo, en momentos en que la tasa de desempleo se instala por encima del 10% desde octubre, por primera vez desde 1983. "El cambio desde el primer trimestre de 2009, cuando el PIB cayó 6,4% en ritmo anual, es verdaderamente extraordinario", comentó Christina Romer, principal asesora económica del presidente, Barack Obama, en un comunicado. En el tercer trimestre, que había estado marcado por un retorno al crecimiento tras un año de caída ininterrumpida de la actividad, el PIB progresó 2,2%.

Exceptuando el efecto generado por las existencias, el factor más sostenido que colaboró con el alza del PIB de otoño fue el consumo de los hogares, que aportó un 1,44% del crecimiento. Este motor tradicional de la economía del país, no obstante, enlenteció su ascenso a 2,0% en ritmo anual -contra 2,8% en el trimestre anterior-.