•  |
  •  |
  • END

“La economía nicaragüense enfrentará este año un crecimiento de la inflación de cerca del siete por ciento, porcentaje que será empujado por el crecimiento de los precios del petróleo y de las materias primas, entre ellos alimentos que son importados para abastecer a los consumidores del país”, destacó el presidente del Banco Central, Antenor Rosales.

Rosales, al dar a conocer las previsiones de la institución que dirige, recordó que el crecimiento inflacionario previsto, es causa del choque externo a que se verá sometida al economía nacional por causa de la aceleración del precios, que son halados por el costo del aceite negro, que se considera que en este año podría en promedio mantenerse o superar los 80 dólares por barril.

“Hay alimentos que importamos y esos se encarecen por el impacto que tienen el petróleo en la canasta nicaragüense, tomando en cuenta que en Nicaragua se genera energía con petróleo, también el transporte depende mucho de los combustibles”, expresó el titular del Banco Central.

Por otra parte señaló que se espera que el producto interno bruto del país crezca alrededor de un dos por ciento a lo largo del 2009, lo que de hecho estará imprimiendo cierto dinamismo a la economía nacional, empujada por el crecimiento de algunos rubros que comenzarán a reaccionar.

Rosales destacó que en el sector de zonas francas se espera crecer entre un cuatro y un seis por ciento, crear unos 80 mil empleos, lo que serían números similares a los que estaban antes de la crisis financiera que dio inicio con toda su fuerza en agosto del año pasado
De acuerdo con el presidente del Banco Central el crecimiento de un dos por ciento, aunque modesto, mostrará cierto dinamismo de la economía, lo que a la vez será apoyado por la posibilidad de incrementar exportaciones hacia Venezuela, país que requiere de une ingente cantidad de alimentos.

Panorama mas positivo

En ese sentido dijo que hay un panorama más positivo con respecto a los problemas que mostró la economía nacional en el 2009 y aún cuando un dos por ciento aún es pequeño, no se puede una cifra mayor dado que el crecimiento económico no se da por un factor de voluntad, sino de realidades.

Para Rosales, en el sector de la economía real “solo creceremos dos por ciento y eso es positivo porque que revierte las cifras de caída del producto interno bruto del país en el 2009”, sin embargo, dijo que la mayor preocupación para lo que resta del año 2010 es si “tenemos o no un buen invierno”.

Por otra parte dijo que algo que podría ayudar a imprimir dinamismo a la economía en el 2010 sería una completa ejecución del programa inversión publica, lo que de lograse ayudaría a Nicaragua a enfrentar la situación de mejor manera.

Por otra parte destacó que el equipo económico del país, encabezado por el como presidente del Banco Central, se reunirá este jueves con Miguel A. Savastano, Director Adjunto para el Hemisferio Occidental del FMI, quien a su vez visitará al vicepresidente de la República Jaime Morales Carazo.

Señala Rosales que el funcionario del FMI llega a la Nación para conocer de cerca la realidad económica del país y discutir el programa económico con información de primera mano, al tiempo que dijo que se tratarán algunas ideas sobre la posible extensión del acuerdo con el Fondo Monetario por un año más, lo cual dijo es muy probable que ocurra.

Por otra parte el vicepresidente Morales Carazo expresó que las relaciones entre Nicaragua y el FMI “son magníficas porque hemos venido cumpliendo toda una serie de condicionamientos técnicos que se establecen en el programa y vamos caminando con normalidad y fluidez”.

Como el 2011 será un año electoral, Morales Carazo considera que lo más sensato, conveniente y fácil sería una prórroga del programa, para que sea el nuevo gobierno que negocie todo lo concerniente al mismo.