•  |
  •  |
  • END

El sector privado brasileño está entrando con fuerza a invertir en Nicaragua, tanto en el área energética, como en la confección de calzado. Dos sectores en los cuales el país tiene un gran potencial: por la abundancia de agua en el sector hidroeléctrico y por ser una nación ganadera y con una larga tradición en la fabricación de artículos de cuero.

De acuerdo con Álvaro Baltodano, Secretario Técnico de la Comisión Nacional de Zonas Francas, “se está viendo en forma interesante cómo empresas brasileñas están viniendo a Nicaragua”.

En ese sentido, mencionó la empresa que va a construir Tumarín, conocida como CHC, del grupo brasileño Queiroz Galvao, que ya está realizando el estudio de factibilidad para la construcción de ese proyecto hidroeléctrico que estará ubicado en la Región Autónoma del Atlántico Sur, RAAS y que se prevé generará unos 250 megavatios de energía.

La construcción de la hidroeléctrica permitirá emplear a unas seis mil personas y se creará una ciudadela de unas 300 casas que serán donadas; permitirá la irrigación de dos mil 300 manzanas de tierras para cultivo, al tiempo que no se afectará el transporte fluvial ni la pesca en el Río Grande de Matagalpa.

Baltodano también mencionó que está previsto que la empresa brasileña Andrade Gutiérrez, cuyos representantes estuvieron en el país, cumpliendo en tiempo y forma todos sus compromisos, trabajan en otro proyecto hidroeléctrico, denominado Brito.

Este proyecto que contempla la construcción de dos presas, será ubicado una parte en el departamento de Rivas y la otra en el Río San Juan, a la altura de El Castillo.

De estas obras ingenieras se captarían las aguas del lago de Granada que está a 33 metros de altura sobre el Océano Pacífico, hacia donde fluirán las aguas, lo que facilitará la generación de unos 250 megavatios de energía.

Confeccionarán calzado de alta calidad
Estos proyectos podrían estar listos en el 2014, elevando significativamente la capacidad de generación energética de Nicaragua.

Aparte de esos dos proyectos energéticos, está también el de la empresa brasileña de confección de zapatos Schmid Irmaos Calzados, la cual tiene inversiones en diferentes partes de América del Sur, tanto en Brasil como en Uruguay, y están exportando a Europa y Estados Unidos.

La decisión de invertir en Nicaragua fue tomada por los brasileños en diciembre de 2009. Tras analizar las ventajas competitivas del país: un acuerdo de libre comercio con América Central, República Dominicana y Estados Unidos, y, su papel protagónico en las negociaciones, como región, del acuerdo de libre asociación con la Unión Europea.

La empresa brasileña está tramitando su inscripción como empresa de zona franca y espera que en junio del presenta año comience a contratar los primeros empleados, tras hacer una inversión inicial en maquinaria y edificaciones de 9.5 millones de dólares.

Después de la primera etapa, en la cual generarán 930 empleos, pasarán a una segunda fase en el 2011 donde serán creados otros 900 empleos para sumar mas de mil 800 y tras invertir unos tres millones de dólares.

De acuerdo con el Secretario Técnico de la Comisión Nacional de Zonas Francas, en la primera etapa, los brasileños importarán cuero de muy alta calidad para la confección de zapatos que exportan a Europa y Estados Unidos, pero en la segunda fase esperan poderlo adquirir en Nicaragua, con la puesta en marcha de la tenería La Fuente, de Granada.