•  |
  •  |
  • END

A casi dos meses del arranque del programa de viviendas de interés social, los desarrolladores han colocado entre el público unas 400 casas, de un plan de erigir poco menos de cinco mil a lo largo del 2010, destacaron miembros de la Cámara de Urbanizadores.

El programa en si es un gran reto, dado que, si se edificaran cinco mil viviendas de interés social anuales para dejar casi en cero el actual déficit de viviendas, se requerirían 95 años, asumiendo que las necesidades no van a crecer, pero eso es imposible, tomando en cuenta incluso que el crecimiento vegetativo de la población del país es del 2.7 por ciento cada año.

Es decir las necesidades son crecientes, pero se considera que con la Ley de Incentivos para la Vivienda Digna, la capacidad constructiva y el interés de los urbanizadores va a crecer y que el esfuerzo tendrá que tener un aumento geométrico, tomando en cuenta que además en un mercado con mucha demanda.

Al respecto el gerente de ventas de Inmobiliaria Mediterráneo, Cesar Sandino, con mucho optimismo dijo a EL NUEVO DIARIO que “uno de nuestros principales objetivos al momento de realizar este proyecto, Valles de Sandino y Jardines del Rosario, es reducir el déficit habitacional que existe en el país”.

“Realizamos distintos estudios de mercado enfocándonos en la situación actual de la gente y se observó que era necesario desarrollar proyectos que pudieran estar al alcance de la gente”, destacó el ingeniero Sandino.

Facilidades
De acuerdo con el desarrollador, actualmente están con proyectos de viviendas a precios menores a 30 mil dólares, que es lo que la gente está en la capacidad de poder pagar, de acuerdo con los estudios de mercado y en ese sentido las mensualidades están entre 127 y 200 dólares.

Sin embargo, el gerente de ventas acepta que si no es por los incentivos fiscales generados a partir de la ley, no podrían haberse metido a desarrollar este tipo de viviendas, de interés social, que no se construían desde hace más de 25 años, el último fue el reparto San Antonio.

Los subsidios que el Estado otorga son aplicables a la prima, lo que facilita que una capa de la población pueda adquirir sus casas. Anteriormente los intereses para las viviendas eran ofertadas a un 12, un 13 por ciento y hasta el 15 por ciento, pero con la nueva ley y para el tipo de unidades habitacionales que son parte del programa, los plazos de pagos se extienden a 15 o 20 años y las tasas están entre un 5.5 por ciento y un ocho por ciento.

Este programa tiene un fondo de 45 millones de dólares aportados por el Instituto Nicaragüense de Seguridad Social y son para colocarlos entre asegurados, con intereses más bajos dado el subsidio gubernamental de entre un 2.5 a un 3.5 por ciento. El fondo tiene una tasa del ocho por ciento. Antes, las hipotecas tenían intereses de hasta 12 por ciento.

En ese sentido la población está respondiendo muy bien a este tipo de proyectos. Entre los planes que están siendo desarrollados, además de Valles de Sandino y Jardines del Rosario, están Santa María de las Victorias en Masaya, Praderas del Doral, Las Delicias, entre otros.