Amparo Aguilera
  •  |
  •  |
  • END

El director ejecutivo del Instituto Nacional de Defensa del Consumidor, Indec, Marvin Pomares, afirmó ayer que les da “mala espina” la eventual vigencia de una nueva normativa técnica en el uso de tarjetas de crédito, y planteó que insistirán en la aprobación de una nueva Ley en el sector.

“La Superintendencia de Bancos con los banqueros están queriendo adelantarse a los acontecimientos, no quieren una nueva Ley, y quieren entrar con la normativa para calmar a los usuarios, pero no podemos permitir esto”, subrayó.

“Los tarjeta habientes, agregó, deben presionar por una nueva Ley de Tarjetas de Crédito que sustituya la 515 e impida abusos con altas tasas de interés por los cargos que los bancos les suman; y que permita contratos más justos”.

Dos de las tres propuestas de la nueva Ley de Tarjetas de Créditos que están en la Comisión Económica del Parlamento, tienen de entrada dos coincidencias: están enfocadas en la reducción de las tasas de interés y en una relación “transparente” entre emisor y el tarjeta habiente.

La iniciativa de Ley de Bancada de Unidad Nacional, BUN, propone que los intereses corrientes derivados por el uso de la tarjeta de crédito que se autoricen a los usuarios de la tarjeta sean del 24 por ciento anual.

La propuesta de Ley, dirigida al sector en mención, por el Movimiento Renovador Sandinista, plantea que los intereses para los usuarios que respaldan su deuda por medio de fiador, sean equivalentes a la tasa de préstamos entre particulares, promedio ponderada, que anuncia el Banco Central de Nicaragua mes a mes.

Está a marzo del 2010 es del 16.73 por ciento. Mientras tanto, para aquellos usuarios que no la respaldan con fiador la tasa tendrá como techo máximo, de acuerdo con está iniciativa, el 50 por ciento.

La actual Ley de Tarjetas de Créditos, Ley No. 515, indica que las tasas de interés descritas estarán sujetas lo establecido en el artículo 46 de la Ley General de Bancos, Ley 314 que dice que: “en los contratos que los bancos celebren con sus clientes, estos podrán pactar libremente las tasas de interés”.