•  |
  •  |
  • END

Las explicaciones gubernamentales sobre las medidas tomadas de cierre de las fronteras a productos importados del área centroamericana alegando reciprocidad a acciones de cierre contra mercancía nicaragüense por parte de otras naciones del área, no convencen a la mayor parte del sector privado, quienes señalan que se vieron fuertemente perjudicados.

Sin embargo a lo interno, el empresariado mantiene criterios encontrados alrededor de la medida adoptada por el gobierno como represalia por las constantes trabas impuestas a productos agropecuarios nicaragüenses.

Al respecto, Donald Tückler, Presidente de la Asociación Nicaragüense de Productores Avícolas, Anapa, dijo a EL NUEVO DIARIO que las explicaciones del gobierno no tienen lógica alguna, dado que en vez de ayudar a los productores y exportadores nacionales, afectó más bien a los importadores.

“Hay cosas que llamaron la atención, se sabía del cierre a la carne nicaragüense por parte de Guatemala y se aducía de problemas con Costa Rica en el caso del frijol, pero las medidas tomadas dañaron más allá de los productores originarios de esos dos países, provocaron pérdidas, por ejemplo, a importadores de carne de pollo, producto que venía en contenedores, cuyo acceso fue imposibilidad por la frontera norte del país”, apuntó el dirigente avicultor.

“Nosotros consideramos que independientemente de la política que haya estado detrás, haya sido la defensa comercial, tal práctica no observó tres elementos fundamentales como: la transparencia, que hubiera permitido a la empresa privada reorientar sus planes de negocios, su sistema de abastecimiento y de producción”, explicó Tückler.

El avicultor explicó que “al no haber transparencia, se creó esa incertidumbre, además golpeó la institucionalidad de los ministerios de Fomento, Industria y Comercio, así como el de Agrícola y Forestal, que son los encargados oficialmente de los aspectos técnicos del comercio internacional del país, y por lo tanto eran los más indicados para tomar este tipo de medidas”.

Recordó que por un lado las autoridades no daban explicaciones, sino evasivas a las preguntas del sector privado, y por otro lado aducían órdenes superiores, lo que generó una intensa confusión.

Gobierno sólo consultó a sector
Oscar Alemán, directivo de la Cámara Nacional de la Leche y asesor del Consejo Superior de la Empresa Privada (Cosep) celebró la medida del gobierno de cerrar las fronteras, como una forma de responder a los constantes obstáculos que ponen los países de la región a los productos agropecuarios.

“A Nicaragua siempre le ponen obstáculos a sus productos. Ya era tiempo que el gobierno hiciera lo mismo al resto de países”, aseguró Alemán, quien agregó que desde hacía dos meses que estaban exigiendo al gobierno que aplicara medidas recíprocas a los países que obstaculizaban el comercio de los productos nacionales.

Descartó la instancia de solución de controversias del sistema de integración, ya que este mecanismo tiene un alcance limitado “llevás el problema a esta instancia, luego tenés 60 días para tramitarlo, en ese tiempo ya pasó la emergencia de los productores de los otros países y levantan la prohibición y no quedamos en nada” asegura.

Afectación a todos
Por su parte, Eliécer Trillos, Vicepresidente de la Cámara de Comercio de Nicaragua aseguró que la medida del gobierno se tomó sin consultar a todo el sector privado, “se afectó a todos por decisiones inconsultas”.

Trillos afirmó que fue una solicitud de la Cámara Nicaragüense de la Carne de que se cerrara las fronteras a los productos Guatemala y Costa Rica por el corte de esos mercados para la carne y los frijoles nacionales, pero agregó que lo adecuado hubiera sido cerrar el mercado de algunos artículos, pero sin afectar todo el comercio regional.

Según Trillos, la afectación fue regional, ya que no se dejaron pasar a camiones que iban para otros países, así como tampoco se dejó ingresar productos procedentes de México y de Estados Unidos, a lo que se agrega la suspensión de los permisos que otorga el Ministerio Agropecuario y Forestal a los productos de origen animal y vegetal, lo cual provocó embotellamientos en las fronteras.