•   Nueva York / EFE  |
  •  |
  •  |
  • END

El barril de crudo de Texas se encareció ayer el 2,38% y finalizó a 81,70 dólares en Nueva York, después de que la Reserva Federal decidiese no variar los tipos de interés en Estados Unidos y a la espera de más datos de reservas.

Al finalizar la sesión en la Bolsa Mercantil de Nueva York (Nymex), los contratos de Petróleo Intermedio de Texas (WTI) para entrega en abril añadieron 1,90 dólares al valor anterior y recuperaron el nivel de 81 dólares que perdieron el lunes.

Los contratos de gasolina también para entrega en abril se revalorizaron cinco centavos y cerraron a 2,27 dólares por galón (3,78 litros), en tanto que los de gasóleo para ese mismo mes avanzaron casi seis centavos y finalizaron a 2,11 dólares por galón. Los contratos de gas natural para abril perdieron en cambio alrededor de cinco centavos y concluyeron la sesión a 4,34 dólares por cada mil pies cúbicos.

La Reserva Federal no varió este martes el tipo de interés de referencia en EU, que está entre el 0 y el 0,25% y reiteró que lo mantendrá en niveles excepcionalmente bajos por un periodo prolongado de tiempo, al tiempo que hacía un análisis algo más positivo de la situación de la economía.

El incremento en el precio del crudo y de los combustibles coincidió además con un debilitamiento del dólar ante el euro y otras divisas, lo que suele estimular la inversión en materias primas que, como en el crudo, se negocian en la divisa estadounidense.

Los inversores quedaron a la espera de conocer en la próxima jornada los datos más recientes de reservas de petróleo y de combustibles almacenados en Estados Unidos la pasada semana y algunos analistas prevén un aumento de casi dos millones en las de crudo.

También están pendientes de la reunión que celebrará este miércoles la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) en Viena, en la que no se prevé una variación en las cuotas actuales de producción.