Jorge Eduardo Arellano
  •  |
  •  |
  • END

Las prácticas monopólicas afectan la competitividad y el bienestar de la población al mantener elevadas tarifas y precios en bienes y servicios en México y América Central, advierte la Comisión Económica para América Latina (Cepal).

Según la Cepal, estas distorsiones son frecuentes en México y en Centroamérica debido a que los procesos de privatizaciones, fusiones y adquisiciones realizadas sobre las propiedades estatales en la década de los 90 se hicieron sin un marco legal adecuado que evitara esas prácticas.

Estas privatizaciones realizadas en forma poco correcta tuvieron repercusiones particularmente graves en los monopolios de los servicios de utilidad pública, como el transporte aéreo, telecomunicaciones, banca y electricidad, entre otros, que pasaron de ser propiedad estatal a privados.

Según la Cepal, el libro “Centroamérica y México: políticas de competencia a principios del siglo XXI” hace un análisis detallado sobre estas circunstancias en varios de los sectores más afectados.

La obra coordinada por Claudia Schatan, jefa de la Unidad de Desarrollo Industrial y Comercio Internacional de la Cepal en México, y por el investigador Eugenio Rivera, hace un análisis comparativo sobre las condiciones y políticas de competencia en siete países: Costa Rica, El Salvador, Guatemala, Honduras, México, Nicaragua y Panamá.

Investigación sobre distorsiones
La Sede Subregional de la Cepal en México trabaja en el tema de competencia desde hace seis años en los países centroamericanos y en México, gracias al apoyo del Centro Internacional de Investigaciones para el Desarrollo de Canadá, por medio del cual produjo hasta el momento más de veinte publicaciones sobre el tema, haciendo énfasis en los temas de la banca y las telecomunicaciones.

Este libro, el último de esta serie de investigaciones, analiza las distorsiones en los mercados de la región, así como los instrumentos legales e institucionales en los que se apoya la política de competencia y aquellos que podrían elaborarse para resolver tales desviaciones.

En un contexto donde existe un renovado interés por las políticas antimonopólicas, la modernización de la regulación y la mayor transparencia en la actuación de las empresas ocurre justamente cuando se ha agudizado la concentración de la riqueza a nivel global y en la región centroamericana, la más desigual del mundo.

El libro destaca las dificultades de las instituciones creadas para regular la competencia, entre ellas la supeditación a ministerios de gobierno, la dependencia de un presupuesto insuficiente, además de obstáculos que ponen los tribunales de justicia para la solución de los casos de prácticas monopólicas.