Ervin Sánchez
  •  |
  •  |
  • END

Las condiciones climáticas de sequía en la última parte del ciclo productivo cafetalero, 2009-2010, favorecieron la producción del aromático grano, al punto que se considera que el país cerrará con una importante cosecha, destacó recientemente una fuente de la Comisión Nacional del Café, Conacafe.

Al respecto, el ingeniero Luis Osorio, Coordinador Técnico de Conacafe, afirmó que aún quedan por cortar el período cosechero 2009-2010, alrededor de 80 mil quintales y ya han sido recolectados alrededor de un millón 917 mil quintales del grano, lo que supondría alcanzar una recolección de más de dos millones de quintales.

Si a nivel nacional son obtenidos más de dos millones de quintales del grano, el volumen cosechado en el período que está terminando será un 25 por ciento más alto que los resultados de la cosecha 2008-2009.

De hecho la mejora en los niveles cosecheros, se atribuye a que la sequía favorece la última etapa de crecimiento del fruto, mientras que la abundancia de lluvia provoca antes bien una maduración temprana del grano, lo que empuja a la par la búsqueda de mayor cantidad de mano de obra para evitar que se caiga el grano.

De acuerdo con la información, la buena cosecha del grano de oro coincidiría con los buenos precios que están pagando los compradores en las bolsas mundiales, dijo el ingeniero Osorio, al tiempo que manifestó que los productores nicaragüenses podrán en ese sentido seguir conquistando los mercados más exigentes con café de alta calidad.

Nicaragua que produce granos de la variedad conocida como “arábiga otros suaves”, el cual se cultiva en toda mesoamérica hasta Colombia, pero actualmente hay un déficit productivo de parte de la nación suramericana, lo que favorece a los exportadores nicaragüenses, dijo un empresario del mundo del café.

Contrario a las opiniones de una cosecha mayor a los dos millones de quintales, que no se lograba desde el 2007, el Centro de Trámites para las Exportaciones, de acuerdo con el estudio de sus estadísticas, consideró que los factores climáticos estaban incidiendo para que no se alcanzase ese nivel de recolección.

Algunos productores nacionales consideraron que la producción sería de entre 1.6 y 1.7 millones de quintales de café para la exportación, menos que lo exportado el año pasado, cuando el ciclo cafetalero cerró en 1.8 millones de quintales, sin embargo los ingresos por este rubro podrían ser superiores a los del año pasado, cuando el país percibió 242 millones de dólares en este concepto. Roberto Bendaña, secretario de la Asociación de Beneficiadores de Café y productor del grano, explicó que algunos factores climáticos afectaron la segunda floración del cultivo, aunque dijó este estancamiento en la producción puede verse compensado con un repunte en el precio, provocado por la escasez del rubro en el mercado internacional.