•   JALAPA, NUEVA SEGOVIA  |
  •  |
  •  |
  • END

Los mil 800 pequeños caficultores jalapeños realizarán los días 9 y 10 de abril, su propio certamen local de la Taza de la Excelencia, durante su II Feria Municipal del Café y así promover al municipio como productor de este grano de exportación, porque el país sólo le conoce como cultivador de granos básicos y tabaco.

David Andara, caficultor y directivo organizador, dijo que unas 300 muestras serán degustadas por catadores y baristas, --especialistas en elaborar bebidas mixtas que incluye café--, premiarán los primeros dos lugares y seleccionarán las mejores que obtengan más de 85 puntos para inscribirlas en el concurso nacional de la Taza, a celebrarse próximamente en Ocotal.

El evento incluye un foro donde expondrán temas relacionadas a la caficultura como: fertilización, manejo de tejido, calidad y promoción del café y la situación socioambiental de todo el departamento de Nueva Segovia.

Además habrá actividades culturales como desfile de carrozas y elección de la Reina del Café, un festival de música campesina y un concurso literario, con una temática alusiva a este rubro agroexportador.

“Trabajando con las uñas, levantamos el café”

“Desde 1990, con el gobierno de Violeta Barrios de Chamorro, se comenzó a trabajar con un programa (de renovación y poblamiento de cafetos), después la gente ha venido trabajando con las uñas, sin apoyo de ningún gobiernos. Como muestra sacamos este año 92 mil quintales en pergamino (unos 42 mil quintales oro).

Andara expresó reconocimiento a las empresas exportadoras y cooperativas, porque son las que han proveído crédito financiero de corto plazo y apoyo en la construcción de beneficios húmedos. “Pero necesitamos préstamos de mediano plazo, porque una plantación, mientras se poda o renueva, tarda unos 5 años en producir”, explicó.

Actividad sin crédito bancario

Lamentó que la banca convencional y microfinanciera tilde a los caficultores como “malos pagadores”. “Nos están contando que ahora nos van a controlar hasta la cosecha de café. Eso es como que nos anden persiguiendo. Pienso que no deben ser tan drásticos y no tratarnos como delincuentes. También esperamos que el gobierno instale el Banco Produzcamos”, indicó.

Dice que a diferencia de otras zonas cafetaleras del país, donde se práctica la tala rasa para establecer las plantaciones, aquí en Jalapa se trabaja el rubro bajo montaña, o sea, bajo el bosque primario del tipo latifoliado.

Añade que el grano que se produce en la altura de la misma cordillera Dipilto-Jalapa, de la variedad caturra y maragojipe, “es café especial, porque todos dan más de 85 puntos”.

Malos caminos

En cuanto a los caminos de penetración hacia las zonas productoras del municipio, el dirigente caficultor dijo que en esa parte están mal. Señaló que hubo un programa de gobierno, pero no se desarrolló a cabalidad, y no saben porqué.

“Todavía estamos en el 1800, usando la mula, que tarda unas 3 horas para salir de Buena Vista del Peñón (comarca cafetalera) con dos quintales hasta El Escambray”, describió.

Agregó que eso les implica un incremento en sus costos, porque por cada viaje de la bestia, pagan 100 córdobas.

Se quejó el caficultor de que la Alcaldía no invierte en los caminos el uno por ciento que en concepto del impuesto que retiene por cada quintal, cantidad que estimó en un millón 150 mil córdobas, además que tampoco se da cuenta de las contrapartidas puestas por los productores.